Claves para vender obras de arte por Internet

Foto By Dee Adams en Flickr

En estos días está terminando nuestro curso online sobre venta de arte por Internet. En este curso participaron más de 15 artistas y profesionales de la cultura. Durante varias semanas aprendimos a presentar la obra en la web, a utilizar las herramientas de pago y a aprovechar las redes sociales como forma de promoción, entre otras cosas. Pero además, y fundamentalmente, conversamos sobre las habilidades y tareas a desarrollar para vender arte en Internet. De esas valiosas conversaciones extraemos aquí algunas claves para vender obra por Internet.

- Dedicación y paciencia. Es posible que tardemos semanas o incluso meses en vender nuestra primera obra luego de haber comenzado a trabajar sistemáticamente en ello. Mientras uno todavía no ha vendido, no hay que desanimarse y hay que mantener un ritmo de trabajo. Es fundamental asignarse tiempos para las distintas tareas: la creación propiamente dicha, la publicación periódica de las obras en Internet, la promoción, el contacto con los interesados, etc.

- Diseñar un buen portfolio web con imágenes de calidad. Un diseño atractivo ayuda a construir una buena identidad online. Pero lo más importante es que las obras se destaquen. Las fotografías de la obra que publiquemos tienen que estar bien iluminadas, con un fondo adecuado y con buena definición. También podemos publicar detalles de las obras, y, si son obras en 3 dimensiones, varias fotos desde distintas ubicaciones. Lo fundamental: el público tiene que ver bien la obra. En un post anterior publicamos un tutorial sobre cómo sacar buenas fotos de obras de arte.

- Atender el local. Hay que ser un comerciante en el buen sentido. Es decir, preocuparse por promocionar la obra y por atender a los clientes. Y por supuesto eso no implica, si uno es artista, dejar de crear el tipo de obras en las que uno cree. Por el contrario, implica encontrar un público para lo que uno hace, cuidar la imagen que se proyecta y estar presente. Para encontrar un público, es importante brindar información relevante sobre lo que estamos ofreciendo en Internet. En cuanto a la presencia, estar activo es importante no sólo para que la gente vea que se está activo, sino directamente para que nos vean. Es muy fácil pasar inadvertido en la red, perderse entre el flujo constante de información. Por eso hay que prestar una dedicación diaria, aunque sea un poquito, y todo en su justa medida, sin convertirse en spam ni generar “ruido”, sino compartiendo lo que uno hace, aportando, mostrando la riqueza del propio trabajo artístico.

- El contacto con la gente de cualquier lugar del mundo. Es importante que podamos comunicarnos (aunque sea mínimamente) en inglés. Esto es así porque, nos guste o no, la mayoría de los compradores de arte se manejan en ese idioma. No hace falta hablar perfectamente el idioma. Basta con poder utilizar el idioma de manera básica cuando sea necesario. Podemos usar a modo de apoyo traductores online como Google Translator para traducir textos breves.

- Dedicarle un tiempo a Internet y otro a la producción. Como contrapeso a la “atención del local”, hay que saber “escaparle” a Internet una vez que terminamos de hacer las tareas de gestión que nos propusimos. La gestión y organización del tiempo es algo muy importante y también difícil, sobre todo en lo que refiere a manejar los tiempos de Internet. Por eso es importante enfocarse y no “perderse” navegando por ahí, con la consabida sensación de horas desaprovechadas y poco trabajo realizado. (Aunque a veces ese “perderse” también traiga aprendizajes y descubrimientos). Hay que aprender a compaginar las dos cosas: el trabajo artístico y el trabajo de promoción y venta online. Que una cosa retroalimente sanamente a la otra y que todo se haga con gusto y con seriedad, para tener al final el mejor resultado.

- Armarse un recorrido. Ir ocupando los espacios virtuales que mejor funcionan, sin dejar de investigar lugares y plataformas nuevas, y monitoreando siempre que lo que hacemos está dando resultados. ¿Por dónde empezar cada día? Lo bueno que tienen las herramientas y plataformas de red social (como blogs, Flickr, Facebook, Twitter, etc.) es que permiten hacer más con menos si se sabe aprovechar algunas cosas, como la publicación “cruzada” (actualizar un estado de Facebook que al mismo tiempo va a Twitter, o subir una foto a Flickr y enseguida enviarla al blog sin necesidad de tener que subirla dos veces). A su vez, si uno es usuario de una red de venta online, como Etsy, es sencillo compartir los ítems vendidos en las redes sociales. Por lo tanto, siempre hay que aprovechar esta suerte de “interoperabilidad” que permiten a veces (no siempre) las redes. Algo que no siempre es muy bueno para la privacidad de las comunicaciones personales, pero sí que lo es cuando el propósito es vender.

- Mucha comunicación. Hay que estar dispuestos a conversar con la gente, hablar con el público, charlar con otros artistas. Aquí realmente cuenta mucho la verdadera disposición a dialogar con otros, la capacidad de interesarse por el trabajo de los colegas, y por supuesto el carisma y la capacidad de generar cercanía y cariño.

- Actitud ética. La independencia que buscamos en Internet en parte tiene que ver con esto, con tratar de trabajar desde un lugar más ético. Ojo, Internet está llena de cosas no muy éticas, porque en definitiva refleja todo lo que hay en la sociedad. Pero justamente por eso, tenemos que aprovechar Internet para presentar nuestros proyectos enmarcados en una ética. Diferenciarnos del ruido, del spam, de la publicidad falsa, con propuestas de calidad y buenos fundamentos. Este medio es ideal para mostrar la filosofía atrás de nuestro proyecto, destacar si tenemos un perfil que le interesa a la gente con la que compartimos una ideología. Así que no lo duden: ser muy claros con respecto a las bases éticas de nuestro proyecto es una gran herramienta.

4 Comentarios

  1. ¡Hola Mariana!

    No puedo estar más de acuerdo.

    El problema de muchos emprendedores culturales en general y de artistas en particular es que “se rinden” antes de empezar. A menos que tengas una comunidad grande a tu alrededor, es posible que tardemos un año al menos en cerrar nuestra primera venta. Un año si hemos trabajado duro, constante y de forma disciplinada.

    Yo añadiría, además de una buena galería, un blog. De esta forma puedes hablar de tus procesos creativos, enseñar proyectos en los que estás involucrados y seguir haciendo comunidad a través de él y de las redes sociales. Una newsletter para captar emails de posibles clientes también importante para futuras ventas.

    Parece que al hablar de marketing puro y duro cuando estamos tratando con obras de arte es como manchar o empañar algo tan sagrado, pero creo que es importante para el artista tener un poco de ayuda y formación en estos aspectos si desea en un futuro vivir exclusivamente de su creación.

    Felicidades por el artículo, me ha encantado.

    Hasta pronto,

    Héctor M.

    Responder
    • Hola Carlos! Gracias por tu comentario, que no había tenido tiempo de responder aún.

      100% de acuerdo que un blog es imprescindible, porque es mucho más interactivo y te permite estar en contacto con las personas interesadas en tu arte. Es habitual que muchos artistas no se preocupen por esto de “estar en contacto” y ser activos en eso, que en definitiva es a lo que se reduce el famoso marketing. Al menos yo, siempre que conozco a un artista que me gusta en la red, me dan muchas ganas de entablar conversación y seguir su trabajo. Pero lamentablemente muchos no lo hacen, y al final les pierdo el rastro en Internet, donde siempre aparecen cosas nuevas e interesantes.

      Aunque todo esto, como bien dices, lleva trabajo y persevarancia, con resultados que se ven a largo plazo, la buena noticia es que estos nuevos medios, como los blogs, solamente requieren de nosotros el estar dispuestos a aprender a utilizarlos.

      Responder
  2. Saludos.
    Yo acabo de participar del curso y aunque se ha unido a una serie de acontecimientos en cadena que me han obligado a relegarlo; me ha acompañado, no solo porque una nueva coyuntura me impulsa a la venta de mi obra visual en la red sino porque he aprendido con Mariana que la relación con otros en la web construye espacios de comunidad creativa y de aprendizaje. Esta idea en la que me esforzaba en mi labor docente, se constituye ahora en un acicate lleno de expectativas y porvenir. Gracias familia Ártica, mantenemos el contacto.

    Responder
    • Gracias Asunción por tu comentario, me alegro de que te haya gustado el curso, pero sobre todo de esto que decís, porque lo que empuja a emprender en la web es ese entusiasmo por aprender y compartir en comunidad. Bueno, también nos empuja ganar algo de plata, no lo vamos a negar, pero el esfuerzo que implica ganarla no se compensaría si no fuera por lo otro.

      Responder

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.