VIP Art Fair y la virtualización de la feria de arte

Foto original by ladyb

Amantes del arte y las nuevas tecnologías, id mullendo las sillas de vuestros despachos porque en estos días estáis citados a una curiosa edición de VIP Art Fair, una feria internacional de arte que se desarrolla exclusivamente online y que, en esta ocasión, está dedicada a los trabajos sobre papel.

En un post anterior, “VIP Art Fair 2011: ver es más que ver”, Mariana ya introdujo la feria y propuso una reflexión sobre su primera edición (en enero de 2011), que al parecer estuvo condicionada por una serie de problemas técnicos consecuencia del gran número de visitantes que curiosearon en el evento (y digo curiosearon porque, al parecer también, el cierre de ventas no fue ni mucho menos el de una feria offline). Continuar leyendo

El arte como arte y el arte como mercancía

Es un lugar común hablar del poder que tiene el mercado en las artes visuales. Tan dominante puede ser la idea de que es “el mercado” quien mejor manifiesta el valor de las cosas y distribuye los beneficios de manera más justa. Pero así como han ocurrido grandes y muchas veces funestas transformaciones en el mercado de la tierra, de los alimentos, del trabajo, de la vivienda o de la energía, también en el arte (“el mercado más grande no regulado del mundo”, como dice Robert Hughes) la mano invisible ha generado gruesas consecuencias. La especulación financiera define en gran medida las agendas en el campo del arte. Para pensar en esto, los invitamos a ver “La maldición de la Mona Lisa”, documental escrito y dirigido por Robert Hughes, veterano crítico de arte de la revista Time. Lo emitió la BBC en 2008 y gracias al blog lalulula.tv está accesible en YouTube, dividido en seis partes subtituladas al español.

Continuar leyendo

VIP Art Fair 2011: ver es más que ver

Vip Art Fair, feria virtual de arte

VIP Art Fair fue publicitada como la “primera feria virtual de arte del mundo” y quizás lo es para el contexto en el que se realizó: ciento treinta y  nueve importantes galerías de arte contemporáneo que en su mayoría no visualizaban la web tan siquiera como vidriera y menos aún como espacio interactivo, rico en experiencias y posibilidades de interacción.

Continuar leyendo