Open Badges: Certificando aprendizajes en la Red

Uno de los problemas que arrastra desde hace años el sistema educativo es el de la certificación de los conocimientos. Ya sea desde el rol de las instituciones como desde el rol de los aprendices, la certificación siempre ha implicado trámites burocráticos extremadamente largos, costosos e ineficientes. Como ejemplo, pensemos en los engorrosos trámites que implica la validación de títulos universitarios en países extranjeros, o las montañas de papeleos y acreditaciones que se exige a quienes concursan por cargos docentes en determinadas universidades. Estas rígidas burocracias prácticamente no se han modificado con los años, a pesar de que el contexto social ha cambiado y de que Internet ha revolucionado la transmisión de información.

Pero además, en las últimas dos décadas ha habido un cambio fundamental en la educación, que es la enorme cantidad de nuevos espacios de aprendizaje que se abrieron con la popularización de Internet. En los años recientes, aparecieron infinitas posibilidades para la formación autodirigida, los encuentros docente-alumno en contextos online, o el aprendizaje entre pares, por poner algunos ejemplos. Todas estas instancias, sin embargo, han quedado hasta ahora casi siempre por fuera de lo que se considera la educación seria, formal. Así, a la hora de buscar trabajo, casi todos los actores implicados tienden a sobrevalorar los “títulos oficiales”, otorgados por universidades o centros acreditados por ministerios, y se subvaloran las habilidades y conocimientos adquiridos en la Red.

Sin embargo, estas habilidades más informales tienen un peso enorme en la nueva economía y en la nueva sociedad. Las comunidades de producción peer-to-peer, propias de esta época, se basan pura y exclusivamente en la capacidad de cada persona de realizar contribuciones a un proyecto. En este contexto, si bien la formación “tradicional” puede aportar (y en ocasiones mucho), no es la vara con la que se miden las capacidades de los individuos.

Así y todo, las certificaciones pueden seguir siendo útiles en muchos contextos. Sin dudas, en algunos casos es necesario conocer el perfil de habilidades de una persona, o contar con algún criterio estandarizado para saber si alguien está capacitado para una tarea concreta. Pero para que esto sea factible en la realidad actual, las certificaciones tendrán que tener en cuenta los nuevos espacios y tipos de aprendizaje, y también deberán convertirse en una forma ágil, portable y desburocratizada de acreditar conocimientos. En suma, las certificaciones son una forma de comunicación, son símbolos que nos permiten decir quiénes somos y obtener el reconocimiento de la comunidad. Por esta razón, así como casi toda la comunicación se ha vuelto más horizontal y democrática, las certificaciones también deberán renacer bajo un nuevo paradigma más democrático, basado en la igualdad, en el reconocimiento de aportes concretos y en la confianza que inspiran las comunidades e instituciones.

La buena noticia es que algo así viene a ofrecer Mozilla Open Badges, un proyecto de la fundación Mozilla que se encuentra en fase beta pero que ya cuenta con muchas personas e instituciones trabajando conjuntamente. Los Open Badges, según el sitio web dedicado al proyecto, están pensados para “el reconocimiento de habilidades y logros que suceden online o fuera del sistema educativo”. En concreto, los badges son insignias o medallas digitales que otorga una persona o institución A a una persona o institución B, por haber obtenido algún logro específico. Además, estas insignias son portables, dado que las personas que han ganado badges pueden mostrarlos en distintos sitios web. Y no menos importante, quienes desean conocer los logros de una persona, pueden hacer click en el badge correspondiente y se dirigen así al sitio web del emisor, que describe el logro obtenido por la persona.


En la actualidad, están floreciendo varios proyectos que integrarán los Open Badges con Facebook, Twitter, Linkedin, WordPress, Moodle, Drupal, Joomla y muchos otros servicios y aplicaciones.

Por supuesto, el éxito de los Open Badges depende de que haya una nutrida comunidad de usuarios y desarrolladores que sostenga el ecosistema de certificaciones. Hasta el momento, la respuesta de la comunidad educativa ha sido extraordinaria, y ya existen foros y grupos de discusión con iniciativas de lo más diversas para potenciar a los Open Badges. Esto es así porque sin dudas los Open Badges vienen a solucionar, como ya dijimos, un eterno problema de docentes, aprendices e instituciones. Y también porque la iniciativa cuenta con dos características deseables: es abierta y colaborativa, y es impulsada por una organización sin fines de lucro como Mozilla, famosa por su contribución a una Internet libre.

Dicho todo esto, les contamos que nos llena de alegría unirnos con Ártica al ecosistema de los Open Badges. Como primer paso, en las próximas semanas estaremos otorgando “badges” a las personas que han aprobado el curso abierto “Arte y cultura en circulación”. Es decir que además del prometido certificado en pdf, los egresados que así lo deseen obtendrán su insignia correspondiente.

En los meses venideros, estaremos incorporando los Open Badges de forma más amplia en los cursos de Ártica. Nuestro objetivo consiste en adoptar los Open Badges y promover su uso por parte de otras instituciones, lo cual contribuirá a fortalecer el ecosistema de emisores, usuarios y sitios de visualización de las insignias.

Apostamos fuertemente a que los Open Badges sean un éxito dentro de la comunidad de educadores online, y que de aquí a un tiempo tanto nosotros como otras instituciones estemos usando el sistema de forma fluida. Así, le daremos a la gente que participa en nuestras actividades una forma de certificación adecuada a la realidad de hoy. Y no menos importante, la comunidad educativa en general tendrá una gran herramienta de validación social del conocimiento.

4 Comentarios

  1. Gracias Jorge por el comentario. Me alegro que te haya resultado interesante 🙂 Comparto contigo en que es una crisis (ésta concreta) muy saludable e interesante. Que en el fondo somos unos afortunados y que depende de nosotros que seamos capaces de aprovecharla para transformar para bien las cosas. Saludos¡¡

    Comentar
    • Muchas gracias, Carlos. Leí tu post con suma atención, creo que hace un repaso bien completo del momento actual con respecto a las certificaciones. Creo que es una crisis saludable. Saludos!

      Comentar

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.