Blogs con voz propia

En un post anterior intentamos acercarnos a la idea de blog literario. Vimos que la variedad de blogs hace que sea casi imposible llegar a una definición unívoca. Hicimos, por lo tanto, una clasificación en tres tipos: blogs como repositorios de textos literarios, blogs que hablan de literatura y blogs puros. Dicha clasificación tomó en cuenta la concepción que los autores tienen del blog, como medio o como género.

Hoy nos seguiremos refiriendo a los blogs literarios. Hablaremos sobre la construcción de una voz literaria adecuada al género del blog, la evolución de los personajes y su ciclo de vida.

 

El yo bloguero

 

Todo blog implica un yo. Y este yo tiene una voz. Al igual que en otros géneros de no-ficción como la carta o el diario, la certeza inicial del lector es que hay alguien detrás del blog que nos está hablando. La presencia del yo es, a priori, más fuerte en el blog que en géneros ficcionales como el cuento o la novela.

El yo puede hacerse más o menos presente, puede hablar más o menos. Es posible comunicar incluso a través de textos ajenos encontrados en la red. Incluso en estos casos, hay la suposición de un yo unificador detrás. El lector no sólo toma registro de lo que lee sino de la voz que enuncia, de la singularidad que crece a lo largo de los posts y que se articula finalmente como una unidad. Hay lo que se puede llamar, con todo derecho, un personaje.

 

Construcción del personaje

 

Cuando escribimos en un blog, construimos un personaje, el cual puede coincidir en mayor o menor grado con uno mismo. Un seudónimo, por ejemplo, puede permitirnos crear un personaje muy distinto a nosotros con gran libertad. Pero incluso cuando hablamos con nombre propio, estamos construyendo un personaje (¿volcamos nuestro yo chistoso y liviano? ¿o quizás nuestro yo crítico? ¿por qué no nuestro yo grave y melancólico?). En todos los casos hay una voz que narra algo. Narra algo sobre el mundo, pero por encima de todo, narra algo sobre sí misma. Y narra tanto en los posts como en los comentarios, en la plantilla del blog, en los enlaces, en el blogroll, en los widgets…

Un error muy típico en algunos blogs literarios es no ser conscientes de esa construcción. Así, pueden ocurrir cambios de registro poco justificables o azarosos, recopilaciones de textos sin criterio unificador, etcétera. No es recomendable, sólo por poner algunos ejemplos, hablar un día en serio y otro día en chiste, escribir un artículo cuasi periodístico y, a la entrada siguiente, uno confesional, reunir narraciones nuevas con poesías de otro momento vital. A menos, claro, que haya una justificación para ello.

El lector necesita hacerse una idea del protagonista. Necesita personajes consistentes, de carne y hueso. De lo contrario, el blog logra poca densidad, carece de un tono conceptual y emocional.

Como toda identidad, sin embargo, la de nuestro personaje debe ser dinámica. La voz se desarrolla y se complejiza con el tiempo. Está en plena construcción, en un movimiento constante que termina de darle vida a la singularidad creada. Lo opuesto, en este caso, deriva en la rigidez, ya sea formal o anecdótica.

 

Un par de ejemplos

 

Es interesante observar el trabajo del escritor Alberto Olmos en sus blogs. Olmos cuenta con un blog oficial, Hikikomori, y según rumores, es la voz detrás del blog Lector mal-herido, firmado por Juan Mal-herido. Ambos blogs hablan de literatura. Ambos, sin embargo, lo hacen de forma muy distinta. Hikikomori es el lugar donde Olmos vuelca sus ideas, anécdotas, anuncios, etcétera. Lector mal-herido es estrictamente un blog de crítica de libros, pero con la particularidad de ser el blog de crítica más ácido de la blogósfera en español. Juan Mal-herido es el alter ego temerario de Olmos que arremete contra la flojera y la inercia literaria de muchos contemporáneos suyos, al tiempo que salpica de absurdas mujeres desnudas y comentarios obscenos el blog. En definitiva, Olmos presenta y desarrolla dos voces distintas que son el resultado de necesidades expresivas muy diferentes.

Otro ejemplo interesante es el de Hernán Casciari, quien desde 2003 escribe el blog Orsai, donde comparte anécdotas y noticias sobre su trabajo, actualmente muy ligado a la revista y editorial Orsai. En este blog, además de la voz narradora, hay desarrollados otros personajes reales como Chiri y Comequechu, que aparecen en muchos posts para enriquecer la mirada del narrador. Al mismo tiempo, Casciari publicó entre septiembre de 2003 y julio de 2004 la blogonovela “Más respeto que soy tu madre”, donde la voz narradora es la de una ama de casa atormentada. Este último proyecto estuvo pensado como un trabajo de ficción con un inicio y un final predefinidos, y al término se publicó en formato de libro.

 

El fin del blog. El agotamiento del personaje

 

Hablar de la creación y desarrollo de un personaje nos lleva implícitamente a un problema posterior. ¿Hasta qué punto es conveniente desarrollar la voz narrativa? ¿Cuándo se agota el personaje? ¿Cuándo se termina un blog? Muchas veces el abandono de un blog se da por cuestiones que poco tienen que ver con las razones intrínsecas de la obra bloguera. Falta de tiempo, frustración por carencia de lectores, etcétera. En cuanto a estos aspectos, es bueno acostumbrarse, desde el principio, a la frustración.

Los aspectos esenciales a tener en cuenta para decidir cuándo termina un blog literario son estrictamente literarios. ¿El blog sigue reflejando nuestra concepción de la escritura? ¿En qué medida se puede adaptar a nuestras nuevas necesidades? ¿Sigue dándonos libertad? ¿Acaso nos estamos repitiendo? ¿Nuestros lectores nos piden algo que ya no queremos dar?

A veces la cuestión es tan simple como aceptar que el blog no da para más, que no nos permite seguir creciendo. Lo mejor, en estos casos, es dar un cierre digno a la obra bloguera (una nota de despedida, una edición en e-book) e iniciar otros caminos, ya sea en otro blog donde exploremos nuevas posibilidades, ya sea en otros géneros literarios.

1 Comentarios

  1. En mi opinion, el valor mas importante de un blog de literatura es servir de vehiculo en el aprendizaje de la redaccion, en ofrecer nuevas perspectivas de como enfocar un blog dedicado a la literatura y servir de inspiracion para aquellos que creen en el poder de la palabra.

    Comentar

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.