Kanban: un método de gestión de tareas simple y efectivo para proyectos culturales

Tablero kanban básico

Imagen por Jeff.lasovski, Wikimedia Commons.

Todo proyecto cultural con un mínimo nivel de complejidad plantea el problema del seguimiento de tareas. Imaginemos el montaje de una exposición, la preparación de un taller o la organización de un festival. En este tipo de situaciones siempre hay varias personas involucradas, cada una con su especialidad, y un montón de tareas diversas que dependen unas de otras.

Existen muchas formas de lidiar con la coordinación de tareas: desde listas que se van tachando en un pizarrón, pasando por planillas ingeniosas inventadas por esa persona hiper-organizada del equipo, hasta completos sistemas de gestión informatizados. Pero estos sistemas a veces pueden ser tan complicados, que configurarlos y mantenerse al día con los reportes es una tarea más que se suma a la gestión. Sinceramente, a veces da más pereza poner en práctica esas fabulosas soluciones que seguir usando listitas. Al principio todo es entusiasmo, hasta que se pierde la disciplina y se desdibuja el sentido de aplicar un método.

Quizás el problema está en pensar en un sistema de gestión de tareas como en una máquina de comando y control ultra rígida para reportar tareas a un superior jerárquico. Cuando en realidad, y dada la forma más bien horizontal de trabajar en colectivos y proyectos culturales, la gestión de tareas debería ser lo contrario: sencilla de usar y de entender por todos los participantes de un equipo. En mi experiencia personal, siempre terminé fallando sistemáticamente en distintos métodos de gestión de tareas, hasta que empecé a experimentar con kanban, que quizás algunos conozcan a través de un servicio online llamado Trello, aunque hay otras opciones, como veremos en este post. Continuar leyendo