Entrevistas (I) Yamandú Cuevas. Del mural al blog, dialogando con el mundo

queclavitoclavópablito. Sobre intervenido con marcadores, bolígrafos, óleo y collage. Yamandú Cuevas.

Iniciando una nueva sección, dedicada a artistas y creadores, entrevistamos a Yamandú Cuevas (Montevideo, 1962), quien nos habló de arte correo, dibujo, murales y también de su experiencia con la web y los medios sociales en Internet. Yamandú vive y trabaja en Playa Verde, en la costa de Uruguay. Es un creador que utiliza múltiples medios pero considera que “la construcción y la búsqueda de la armonía mediante el dibujo y la pintura”, es el hilo conductor de su trabajo. A través de su blog y su perfil en Flickr Yamandú comparte su obra y sus procesos, lo que le permite “mirarse en el espejo del mundo a través de Internet”. A continuación, la entrevista completa.

Internet y las redes sociales no han cambiado mi trabajo pero han incrementado muchísimo las posibilidades de mostrarlo y compartirlo. Eso ha significado un cambio importantísimo para mí. He sentido romperse -en parte- el mito de los peligros de la soledad del creador. Recibir crítica de personas de culturas y lugares remotos es absolutamente enriquecedor. Y estimulante.

Ártica: Sos uno de los impulsores del arte correo en Uruguay. Trabajaste también en murales callejeros. Contanos un poco sobre la experiencia de crear por fuera de las galerías.

Yamandú Cuevas: Como la correspondencia que mantenía con mis primos exiliados debía ser forzosamente autocensurada, pronto sentí la necesidad de elaborar una comunicación que tuviera otra forma. Una que me permitiese hablar en un código familiar más abierto y ambiguo. Que dijera con menos, más. Así me encontré haciendo arte correo mucho antes de saber que existía como tal.

Esa forma se convirtió para mí en una herramienta dúctil para decir a través de las imágenes. Aún cuando aquella relación epistolar finalizó, continué creando sobres y collages por el mero gusto de hacer. Bastante después, el día que Nelbia Romero vio todo aquel material en mi taller, me habló de la existencia del arte correo y me presentó a Clemente Padín, quien en un par de encuentros me trasmitió los principios ideológicos del movimiento con los que me identifiqué de inmediato. Esencialmente, con la idea de “el arte como bien de uso y no de cambio”.

Desde entonces, cuando no me alcanzan las palabras para decirle a alguien lo que pienso y siento sobre algún asunto, y a la vez quiero demostrarle mi afecto, le envío un arte correo.

Con los murales pasa algo similar, salvo que ellos tienen un público amplio. En el proceso de realización de una pintura callejera la vivencia directa con la gente es tan intensa, que como ninguna otra me expone a una forma de vivir el arte profusamente rica en intercambios. Ese insumo me es fundamental. Lo necesito como a los pomos de pintura.

A quien corresponda. Sobre arte correo. Yamandú Cuevas. 2010.

Á: Has hecho dibujo, pintura, diseño gráfico, collage, instalaciones… ¿Hay algún medio en el que te sientas más cómodo? ¿Qué hilo transversal articula tus obras? ¿Siguen una misma línea o en cada disciplina te planteás líneas de creación y objetivos distintos?

YC: Me reconozco dibujante. Es dibujando como me siento más en mi sitio. Sin embargo el dibujo no llena todas mis necesidades expresivas y comunicacionales. Por eso lo he trascendido. Por la imperiosa necesidad de ir más allá de lo que con él puedo lograr. Desde muy pequeño jugaba dibujando estructuras con curvas y rectas inclinadas, de las que hacía aparecer elementos imaginarios que después pintaba. Cuando a los diez años vi por primera vez una obra constructiva (el mural de Alceu Ribeiro en la sede del CASMU 1) me sentí íntimamente convalidado y supe que yo haría “eso” el resto de mi vida. Así que me aventuro a afirmar que la construcción y la búsqueda de la armonía mediante el dibujo y la pintura, son las hebras principales de ese hilo transversal. Sin embargo soy dual, y como antepongo la comunicación del concepto a la forma, muchas veces necesito transitar caminos formales diversos.

Construcción con música

Construcción con música. Óleo. Yamandú Cuevas. 2011

Á: En tu blog personal hay una cita de Ernst Gombrich, quien dice que la palabra “arte” puede significar muchas cosas distintas, en épocas y lugares diversos. ¿Hacia dónde creés que va ese significado hoy en día para el arte contemporáneo en la era de Internet?

YC: En la misma dirección que ha ido siempre. Los artistas no vamos a cambiar la esencia. Pienso que -como ya sucede- vamos a tener cada vez mas posibilidades de comunicarnos, de compartir, y por eso, mayor abundancia de recursos.

Á: ¿Considerás que Internet y los medios sociales han cambiado en algo tu trabajo? Si es así, ¿en qué sentido?

YC: Internet y las redes sociales no han cambiado mi trabajo pero han incrementado muchísimo las posibilidades de mostrarlo y compartirlo. Eso ha significado un cambio importantísimo para mí. He sentido romperse -en parte- el mito de los peligros de la soledad del creador. Recibir crítica de personas de culturas y lugares remotos es absolutamente enriquecedor. Y estimulante. Me hace pensar cada vez más en mi obra, y crecer, a la vez que me permite colaborar con los que me ayudan con su crítica, aportando mis puntos de vista sobre sus obras.

Mirarme en el espejo del mundo a través de internet me causa un extraño sentido de pertenencia a un gigantesco e inasible grupo. Eso me genera un compromiso ético y afectivo que -inevitablemente- me hace elevar la mira en mi trabajo.

Á: ¿Qué artistas que has conocido por la web te interesan? ¿Por qué?

YC: Mauricio Planel, Pablo Bofelli (Felipunch), Muto, Federico Cimatti, Tomo Li, Usbaldo Ochoa, Ana Bidart, Felipe Secco Hoyos, y unos cuantos mas. Pero también por la web pude profundizar en la obra de artistas que ya conocía, como Jorge Macchi, León Ferrari, Marina Abramovic, Félix González Torres, y un largo etcétera.

En todos ellos me interesa -por sobre todo- el uso del pensamiento crítico como material inicial de trabajo.

 

Agradecemos mucho a Yamandú su participación en esta primera entrega de nuestra serie de entrevistas.

Recomendamos visitar su blog y su perfil en Flickr.

Enhanced by Zemanta

3 Comentarios

  1. Buena la nota. Es interesante la visión sobre la influencia internet y las redes sociales y comparto el sentimiento. Para mi es un tema interesante ya que a diferencia de los demas medios, las redes sociales e internet mismo comprenden la posibilidad de devolución y de compartir voluntariamente una información, el sistema de difusión es mucho más amplio y esto es buenisimo a la hora de hacer conocer aquello que se produce, pero por otro lado es peligroso, porque lo que también siento, es la posibilidad del desgaste, del “desdibuje” de aquello que se comparte o de uno mismo como creador… porque en las redes sociales por ej, el criterio de compartir una información no es definido, y está diseñado de tal forma que los usuarios puedan recomendar una información sin mayores problemas, y esto ah generado como un comportamiento de automatismo, donde las personas involucradas muchas veces no tienen noción de aquello que recomiendan o comentan o por lo menos no tienen un criterio o una postura frente a aquello que comparten, o simplemente lo comparten porque tienen la opción de hacerlo.

    A lo que quiero llegar es que somos parte de un sistema donde muchas veces valora o destaca cosas atendiendo sólo a lo cuantitativo despreciando lo cualitativo, y las redes sociales e internet potencian (sin excluir) este aspecto. Y lo cuantitativo en el arte no puede ser un criterio válido de reconocimiento o de valoración real. Una película pudo haber tenido record de ventas, o sea la más comentada, pero esto no me asegura que cuando la vea me vaya a gustar o me emocione… El verdadero valor está en lo que le haya removido al que la vió… que sienta que no haya dado lo mismo mirarla que no mirarla.

    Creo que el arte es una experiencia muy personal, donde los resultados tienen que ver con un proceso de interpretación y de expresión que es muy subjetivo, pero lo esencial es la necesidad de transformar(aun que sea minimo) la realidad de uno (y mejor si la realidad de aquel que la consume), más allá de técnicas o métodos… y donde para mi el objetivo es expresarse y sentirse vivo en eso que se produce… porque eso es uno, y si eso no existiera, se siente que algo falta.

    Siempre sigo procesando…

    Abrazo grande Yama y ya hablaremos! me dieron ganas de conversar contigo! abrazo!

    Comentar
    • Hola Guillermo! Gracias por tu comentario.

      Es cierto que muchas veces un “me gusta” de Facebook poco significa o aporta a la valoración cualitativa de una obra. Con las redes sociales todos nos movemos a una velocidad muy alta, fluimos por las imágenes y los contenidos sin tener casi tiempo a veces para apreciarlos y reflexionar sobre ellos. Igualmente añadiría un matiz a tu comentario. Y es que creo que Internet y las redes sociales le dan espacio y voz a mucha más gente para difundir su arte y para discutir sobre arte, al margen del rating de los grandes medios masivos.

      Quizás cuando uno participa de estas redes solamente como consumidor pasivo de mensajes, al igual que frente a la tv, es casi imposible detenrse a pensar frente a la vorágine de información. Pero es distintos cuando asumimos la postura de compartir, recomendar, comentar y crear que es característica del productor de contenidos. Ahí nos toca realizar un proceso de elaboración de pensamiento y discurso, así sea mínimo, que nos compromete de otra manera. Esto abre oportunidades de aprendizaje que otros medios no habilitan.

      Muy interesante tu proyecto de cómic sobre La Odisea. Quizás si te animás podemos publicar algo sobre esto en Ártica.

      Saludos!

      Comentar

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.