Moodle: software libre para la gestión del aprendizaje

Moodle

Publicado originalmente en la Revista de la Asociación de Ingenieros del Uruguay, N° 76

La enseñanza y el aprendizaje son procesos que pueden darse en cualquier espacio online utilizando casi cualquier herramienta. Lo realmente importante siempre estará en el proceso educativo y en el enfoque didáctico. Sin embargo, hay herramientas digitales que son concebidas tomando en cuenta estos aspectos desde el diseño. Una de ellas, y quizás la más utilizada, es el software Moodle.

¿Pero qué es, en definitiva, Moodle? Es un sistema de gestión del aprendizaje (LMS, por sus siglas en inglés). Permite montar en muy poco tiempo una plataforma educativa completa con todas las herramientas necesarias. En una plataforma Moodle encontraremos cursos en los que participan usuarios con distintos roles: los administradores pueden configurar la plataforma y crear cursos, los docentes pueden gestionar recursos y actividades educativas dentro de los cursos, y los estudiantes pueden acceder a contenidos, recibir feedback de sus aprendizajes, trabajar en grupos o realizar tareas individuales. Según su rol, cada usuario podrá acceder a zonas específicas de la plataforma y encontrará distintas herramientas.

Quizás lo que explica la adopción enorme que tiene este software es su comunidad, en la que participan de manera horizontal docentes y desarrolladores. Cuando tenemos una duda sobre cómo usar un recurso o realizar una actividad en Moodle y consultamos alguno de sus numerosos foros, nos encontramos con ideas y soluciones que surgen de la colaboración entre gente de informática y gente de la educación. Es por eso que termina siendo la opción de referencia para ambos campos: desde la informática se destaca su estabilidad y facilidad para escalar, mientras que desde lo educativo se valora la flexibilidad para distinto tipo de propuestas educativas: formales e informales, académicas y empresariales, recursos para la auto-formación y modalidades de aprendizaje colaborativo.

Esta flexibilidad es fundamental. Si solamente hubiera una forma de enseñar y aprender, si únicamente el aprendizaje tuviera lugar en el ciclo de educación formal, no harían falta muchas opciones. Pero es indiscutible que actualmente, cuando hablamos de aprendizaje para toda la vida, cuando hablamos de múltiples estilos de aprendizaje, cuando hablamos de la ubicuidad del aprendizaje, necesitamos herramientas que se adapten a necesidades variadas. Hay quienes utilizan Moodle como un repositorio de contenido muy simple o como foro de consultas. Pero también hay quienes administran un campus universitario completo, e incluso ofrecen cursos abiertos a cualquier internauta. Las herramientas están disponibles, solo es cuestión de saber seleccionar y utilizar aquellas que se ajustan a la situación.

Hay dos aspectos que son clave para lograr esta flexibilidad: Moodle es un producto de software libre y es capaz de manejar estándares públicos, libres y abiertos que son referencia en el área de la educación online.

Por ser software libre, cualquier persona puede utilizar Moodle con el propósito que quiera. Es tan simple como descargar gratuitamente la última versión e instalarlo en un servidor para tener una plataforma educativa online. Una vez instalado, se puede configurar y adaptar, e incluso puede ser modificado, al brindar acceso al código fuente del programa. Esto ha permitido extender las funcionalidades de Moodle con plugins, disponer de cientos de temas gráficos para cambiar su apariencia, contar con traducciones a múltiples idiomas e incluso mejorar todos estos recursos y compartir las mejoras con la comunidad. Las nuevas versiones de Moodle y sus actualizaciones también están disponibles gratuitamente, así como una multiplicidad de manuales y tutoriales para aprender a usar este sistema.

Al trabajar con los estándares técnicos más extendidos del área de la educación online, Moodle nos da la libertad de importar y exportar cursos entre distintos productos similares, siempre y cuando éstos respeten los mismos estándares. Así, si el día de mañana migramos a un software diferente o a una versión distinta de Moodle, no perdemos todo lo que hemos hecho: podemos migrar nuestros cursos y contenidos sin dificultades.

Para quienes trabajamos en el sector del e-learning, estas dos características son fundamentales. No soportamos el precio de caras licencias de software ni permanecemos dependientes de una única solución para continuar trabajando. Además, todo esto nos permite brindar servicios en distintas áreas: desde la instalación y administración de una plataforma, hasta el dictado de nuestros propios cursos. Es cierto que estas flexibilidades y libertades implican profundizar conocimientos sobre la herramienta para sacarle el mayor provecho. Pero para esto contamos con una comunidad robusta que colabora en la resolución de problemas, y también existe un amplio abanico de servicios técnicos y proveedores en quienes delegar las tareas que no podemos o no queremos realizar.

En Uruguay el uso de Moodle es generalizado. El sistema educativo público cuenta con varias instalaciones, entre las que se destaca el Entorno Virtual de Aprendizaje de la Udelar, con más de 100.000 usuarios, siendo una de las 10 instalaciones registradas con mayor cantidad de usuarios en el mundo. En la educación privada y comunitaria, así como el ámbito de la formación profesional y empresarial también encontramos varias experiencias: desde Antel y el BPS, hasta docentes independientes que brindan cursos particulares.

¿Cómo empezar con Moodle? Si lo que queremos es probar cómo funciona y realizar una primera experiencia, podemos empezar con el servicio online Moodle Cloud que es gratuito, ofrecido por los desarrolladores principales de Moodle. Cuenta con todas las funcionalidades de Moodle, aunque es limitado en cantidad de usuarios y en espacio de almacenamiento. Debemos tener en cuenta que también se sostiene con publicidad, o sea que pueden aparecer anuncios de terceros en nuestros cursos. Pero es una excelente forma de empezar, y cuando se requiera algo más personalizado y con mayor capacidad, podemos migrar los cursos a una instalación propia.

Para contar con una plataforma propia, que tenga una apariencia personalizada y que esté en un dominio de nuestra organización o empresa, debemos descargar e instalar Moodle en un servidor web. Hay que tener presente que el hosting que usemos debe cumplir con los requisitos de hardware y software de Moodle, que por otra parte son bastante habituales en el mercado de hosting actual. Los requisitos y las instrucciones de instalación pueden consultarse en el sitio web de Moodle. También hay que tener en cuenta que la cantidad de usuarios y la intensidad de uso del sistema van a plantear diferentes exigencias de memoria y procesador que habrá que considerar a la hora de poner en marcha la plataforma.

A setiembre de 2016, Moodle se encuentra en su versión 3.1 y está disponible en múltiples idiomas, incluido el español. El entorno se adapta a computadoras de escritorio, tabletas y móviles. Los usuarios cuentan con una app y quienes crean cursos tienen una serie de herramientas para adaptar los mismos al entorno móvil, a través de algunas opciones en la configuración y el uso de temas responsivos (es decir, una apariencia que se adapta al tamaño de la pantalla del usuario).

Por supuesto, Moodle no garantiza el éxito de un proyecto de formación online. Hay otros factores críticos, como el diseño didáctico y la actitud pedagógica de los docentes. Todas las cualidades de Moodle son valiosísimas, pero de nada sirven si no ponemos en el centro al estudiante y sus necesidades, y si no generamos contenidos educativos de calidad. Instalar una plataforma Moodle es apenas poner la piedra fundamental de un sistema de e-learning que requiere de diversos perfiles y talentos, no sólo tecnológicos, para funcionar. Pero con Moodle, software libre ampliamente utilizado que respeta los estándares del sector, vamos a tener una gran plataforma de lanzamiento para comenzar.

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.