El Cosmonauta y la maduración del crowdfunding

Imagen: El mensaje de agradecimiento de los realizadores de El Cosmonauta a la comunidad

Imagen: El mensaje de agradecimiento de los realizadores de “El Cosmonauta” a la comunidad.

Una noticia destacada de esta semana es el estreno, el día 18 de mayo, de la película “El Cosmonauta”. Para los que no la conocen, se trata de una película de ficción de escala comercial y presupuesto medio, financiada por crowdfunding. La producción contó con el apoyo de 4.500 fans en una campaña que duró varios años y que logró recaudar 400.000 euros, para dar como resultado una película que se exhibirá en cines y se podrá ver online o descargar por Internet. La obra tiene una licencia que, a diferencia de las clásicas advertencias de persecuciones policiales al final de los films, permitirá en este caso que el público comparta y remixe el original.

Si el estreno genera tanta atracción en el ámbito de la cultura es porque de alguna manera viene a demostrar la viabilidad de un modelo de producción cultural transparente y no predatorio. Sobre todo para un sector como el cine comercial, que, a diferencia de otros, ha sido bastante reacio a asumir prácticas culturales de código abierto. Mientras que campos como el de la música, el diseño y las artes visuales han incorporado el crowdfunding y el copyleft como un camino viable, aceptado y en ocasiones casi mainstream, en el cine comercial se ha repetido hasta el hartazgo que eran necesarios los capitales de los grandes estudios para subsistir, o que, al no poder replicar el modelo de shows en vivo, estaba condenado a muerte por la cultura de la compartición. Nada de esto está sucediendo con El Cosmonauta. Continuar leyendo