El Cosmonauta y la maduración del crowdfunding

Imagen: El mensaje de agradecimiento de los realizadores de El Cosmonauta a la comunidad

Imagen: El mensaje de agradecimiento de los realizadores de “El Cosmonauta” a la comunidad.

Una noticia destacada de esta semana es el estreno, el día 18 de mayo, de la película “El Cosmonauta”. Para los que no la conocen, se trata de una película de ficción de escala comercial y presupuesto medio, financiada por crowdfunding. La producción contó con el apoyo de 4.500 fans en una campaña que duró varios años y que logró recaudar 400.000 euros, para dar como resultado una película que se exhibirá en cines y se podrá ver online o descargar por Internet. La obra tiene una licencia que, a diferencia de las clásicas advertencias de persecuciones policiales al final de los films, permitirá en este caso que el público comparta y remixe el original.

Si el estreno genera tanta atracción en el ámbito de la cultura es porque de alguna manera viene a demostrar la viabilidad de un modelo de producción cultural transparente y no predatorio. Sobre todo para un sector como el cine comercial, que, a diferencia de otros, ha sido bastante reacio a asumir prácticas culturales de código abierto. Mientras que campos como el de la música, el diseño y las artes visuales han incorporado el crowdfunding y el copyleft como un camino viable, aceptado y en ocasiones casi mainstream, en el cine comercial se ha repetido hasta el hartazgo que eran necesarios los capitales de los grandes estudios para subsistir, o que, al no poder replicar el modelo de shows en vivo, estaba condenado a muerte por la cultura de la compartición. Nada de esto está sucediendo con El Cosmonauta.

El estreno de El Cosmonauta, por tanto, habla también de la maduración de la financiación colectiva en el mundo de habla hispana. En un informe de hace unas semanas, Miquel Rodriguez Planas muestra el crecimiento interanual que se ha dado en las principales plataformas de crowdfunding de España. Hace unos meses, el FCForum analizó exhaustivamente las características, retos y obstáculos de los principales proyectos y plataformas, y arribó a recomendaciones jurídicas para potenciar los mecanismos de crowdfunding con retorno colectivo. Todo este esfuerzo de análisis se debe, a nuestro entender, a la perspectiva de que el crowdfunding se está convirtiendo en una pata cada vez más importante de la economía social de la cultura. Una economía donde se reconoce la creatividad social, se valoriza lo que es necesario para la comunidad y se aporta al procomún.

Como en Ártica esta transformación nos apasiona, desde siempre hemos contribuido a proyectos que nos gustan y también hemos entrevistado a artistas que hicieron campañas de crowdfunding. Este año decidimos llamar a dos de las personas que más saben de este tema, Cristina Riera y Héctor Muñoz, y realizar junto a ellos un curso online donde se acompañará a los participantes en el diseño y la planificación de sus campañas de financiamiento colectivo. Un dato importante relativo al crowdfunding es que de todas las campañas lanzadas, aproximadamente el 50% logra alcanzar la meta de recaudación. Para lograr el objetivo no solamente hace falta una buena idea, sino también contar con un presupuesto acorde, un plan de implementación, una buena estrategia de comunicación y la definición de cuáles serán las recompensas y retornos para quienes aportaron y para la comunidad en general.

En el curso online “Crea tu campaña de crowdfunding” los participantes trabajarán sobre estas tareas. El curso comienza el miércoles 22 de mayo y la inscripción se encuentra abierta. Pueden pasar por aquí para leer la información completa e inscribirse.

Para quienes se inscriban, tenemos una promoción especial: con la matrícula en el curso de crowdfunding se podrá realizar gratis uno de los cursos del ciclo de formación para emprendedores culturales, a elegir entre: Crea tu proyecto cultural con WordPress, Internet para la promoción y venta de obras de arte o Introducción al e-learning para el arte y la cultura.

¡Los esperamos!

1 Comentarios

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.