Arte y educación online

El acceso a la formación en arte y cultura suele estar concentrado en ciudades y centros culturales importantes y no es habitual que esté distribuido en territorios periféricos o territorios más remotos. En muchos ámbitos locales la formación en arte y cultura no es accesible o su acceso es limitado. Por otro lado, la formación online es una práctica cada vez más extendida y desarrollada que puede facilitar el acceso a conocimientos específicos de manera ubicua (está en Internet y por lo tanto en casi todas partes) y distribuida (en red). Esta posibilidad no es ajena al mundo del arte y la cultura. Veamos las ventajas y posibles desventajas de esta modalidad de aprendizaje en la formación artística.

Algunas ventajas

La formación online es una modalidad muy flexible, que permite a cualquier persona con conexión a Internet participar de actividades educativas más allá de las distancias geográficas, con sus propios ritmos y un gran nivel de personalización. Es posible aprender a un ritmo propio, con los tiempos de que dispone cada uno. Gracias al hipertexto y sus posibilidades, cada cual puede trazar distintas rutas de aprendizaje, sin necesidad de seguir una única dirección.

Actualmente existe una gran cantidad de herramientas sencillas, de muy bajo costo, o gratuitas, que facilitan enormemente la realización de actividades de formación a distancia (correo electrónico, mensajería instantánea, aulas virtuales, blogs, wikis, plataformas para compartir fotos y videos, espacios virtuales para conferencias en vivo vía web y muchas otras). La distancia entre el formador y los aprendices se minimiza a través de múltiples canales de comunicación e interacción. Las aulas y talleres tienen una disponibilidad 24/7.

Esta modalidad, además, facilita la conexión y el trabajo colaborativo con personas y colectivos creativos desde cualquier lugar del mundo. La formación puede adoptar un carácter más plural, más multicultural y participativo, aspectos, si se quiere, fundamentales para quien está desarrollando procesos creativos.

Por supuesto que esto no se logra únicamente con software de acceso a contenidos digitales, sino con intercambios productivos, persona a persona. Se trata, en definitiva, de construir espacios de producción artístico-cultural en los que se transfieren habilidades y se intercambian experiencias en procesos de aprendizaje compartidos y a la vez personalizados. El centro es la práctica artística de cada aprendiz a partir de las propuestas y seguimiento de los docentes, junto al apoyo y el intercambio colectivo con los demás.

Posibles limitaciones, pero…

En educación artística a veces es imprescindible que docentes y estudiantes compartan el mismo espacio físico, sobre todo cuando se están trabajando algunas habilidades prácticas iniciales. Usar un torno, armar una paleta de colores, encontrar un ritmo o manipular equipo electrónico puede requerir estar juntos en el hacer. Además, la necesidad de los soportes y materiales que no pueden ser proporcionados de manera digital también puede limitar esta modalidad de aprendizaje. Hay infraestructura y herramientas de trabajo que no pueden compartirse por Internet, como una fragua, un horno de cerámica o una sala de ensayos. Estas limitaciones se minimizan cuando cada participante tiene sus propios espacios y materiales de trabajo y el aprendizaje online se dedica básicamente a intercambiar experiencias y a tutorear procesos.

También puede haber limitaciones en cuanto a las competencias digitales tanto de los docentes como de los alumnos. Si bien no es necesario ser un experto en tecnología para aprender a través de Internet, la falta de práctica con herramientas informáticas, los miedos y dificultades para moverse en entornos virtuales, son una barrera para muchas personas con valiosos conocimientos y aptitudes en el campo creativo. Sin embargo, debemos pensar que las tecnologías, que muchas veces se nos imponen como instrumentos de productividad y eficiencia, pueden ser grandes herramientas de creación, aliadas y no enemigas de los procesos artísticos.

Por último, una dificultad no intrínseca a la educación online pero que sí puede limitarla, es el concepto del artista como creador individual que trabaja en solitario. Exponer los procesos creativos, las ideas y los descubrimientos personales es para algunos un tabú equivalente a compartir secretos industriales. Por supuesto que esta actitud dificulta cualquier proceso formativo, en el mundo físico como en el digital, aunque en éste último quizás hay una mayor exposición a estos “peligros”. El uso de copias digitales, la remezcla, la reconstrucción de procesos, el aprendizaje a partir de lo hecho por el otro, son métodos de aprendizaje habituales en el espacio digital. Para trabajar en educación online y aprovechar al máximo Internet y los medios digitales, debemos estar dispuestos a exponer y compartir los procesos de trabajo personales en comunidad.

 

Imagen: estudiante de e-learning en el Savannah College of Art and Design.

7 Comentarios

  1. Hola! A pesar de no estudiar nada relacionado con el arte, estoy haciendo unos cursos a distancia sobre psicología. Realmente son muchas las ventajas de trabajar de forma online. Sin esta modalidad, no podría cursar lo que etoy haciendo, ya que lo hecen fuera de España.

    Comentar
    • Hola, Sara. Casos como el tuyo se dan mucho en el terreno de la cultura, que suele estar concentrada en las grandes capitales. Existen referentes o instituciones importantes importantes que son accesibles a mucha gente a través de la red. Un saludo!

      Comentar

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.