Dos formas de entender las bibliotecas en Internet

OpenLibra, nueva biblioteca 2.0

Hace un tiempo hablamos en Ártica acerca de las bibliotecas 2.0. Señalamos a Bibliotheka.org y a Scribd como ejemplos de inteligencia colectiva aplicada al mundo de la cultura escrita. Hoy retomamos la discusión del tema al referirnos a dos nuevos proyectos: la Biblioteca Viva Virtual y OpenLibra.

OpenLibra es un proyecto lanzado este mes por EtnasSoft (una empresa de diseño y programación web). En un comienzo pensada como una biblioteca técnica libre para desarrolladores web, la iniciativa fue ganando popularidad y buenas reseñas en los medios digitales. Así, Carlos Benítez, la persona que impulsa este proyecto, decidió ampliar la plataforma y transformarla una biblioteca más generalista con los aportes de los usuarios. La biblioteca, todavía joven, se nutre día a día con obras en dominio público, cedidas por sus autores o bajo licencias libres. El nuevo diseño incluye filtros por categorías, etiquetas y búsquedas de títulos. Como es lógico dado su origen, el material de la biblioteca está todavía sesgado hacia temas técnicos (para los desarrolladores, eso sí, es una fuente inmejorable de conocimientos). De todas formas, cabe esperar que la biblioteca, visitada ya por más de 1000 usuarios diarios, siga creciendo gracias a su concepción abierta y colaborativa. Tú mismo puedes visitarla o sugerir un libro.

Por su parte, en abril de este año Biblioteca Viva de Chile (una red de bibliotecas instaladas en centros comerciales) lanzó un nuevo servicio promocionado como la “Biblioteca del futuro“. El emprendimiento es el primero de este tipo en su país, aunque cuenta con ejemplos en otras partes. El concepto básico es el de trasladar la experiencia de las bibliotecas de siempre al ámbito de Internet. La biblioteca virtual “presta” sus ejemplares a los socios, permitiéndoles tener las copias digitales hasta un máximo de 15 días (y hasta 2 libros simultáneos), período tras el cual los libros desaparecen del dispositivo lector. Pero las analogías no terminan aquí. La biblioteca adquiere los ejemplares digitales a las editoriales con un 30% de descuento sobre la edición en papel, pudiendo dar en préstamo sólo la cantidad de ejemplares que previamente adquirió. Los responsables de la iniciativa detallan el intrincado sistema en esta entrevista hecha por Conexión Social.

Tras la audición de la entrevista a los emprendedores de Biblioteca Viva, no podemos menos que cuestionarnos acerca de lo que ellos llaman “Biblioteca del futuro” y que promueven como una “iniciativa pionera”. Si bien nos parece interesante la experiencia de poner libros con copyright al alcance de la población de manera legal, nos choca que se mencionen las limitaciones y barreras del sistema (impuestas por las editoriales) como una “ventaja” ya que, según ellos, estaría replicando la experiencia del papel. Será que Ártica está llevada adelante por geeks que no entienden mucho del olor de las páginas y el tacto de las solapas. O será que hay gente bienintencionada que replica sin saberlo el discurso de la industria editorial, viendo ventajas donde hay ridículas limitaciones.

Dado que en Ártica estamos con las iniciativas que aportan a la apropiación social de la cultura, no podemos más que saludar abiertamente el proyecto OpenLibra, que día a día se replica bajo distintas formas en los más diversos ámbitos. Y esperar, por otra parte, que el modelo de Biblioteca Viva Virtual se abra a la comprensión de la cultura digital, porque de otra forma, morirá en el intento.

7 Comentarios

  1. Hola Carlos!

    Fue muy curioso conocer a OpenLibra el mismo día que escuchamos la entrevista a la gente de Biblioteca del Futuro e inmediatamente surgió la comparación de modelos.

    Bibliotecas para bajar libros gratis existen muchas, reprimidas y perseguidas por distribuir material con copyright. Son las más completas, quizás, alimentadas por el deseo de compartir de muchos, muchos usuarios. Pero tienen la debilidad de que, mientras compartir sea considerado piratear, tendrán que seguir en la precariedad de su situación legal. A menos que finalmente triunfen las luchas políticas por cambiar la legislación del copyright y contemplar en ella la compartición de links.

    La solución de Biblioteca del Futuro es interesante para una biblioteca de hoy (no del futuro en realidad) que quiere tener socios distribuidos en un territorio tan amplio como el chileno. Con Internet la gente “llega” a la biblioteca desde cualquier lugar. Por cierto, el freno que tiene el ideal de esta biblioteca es el sueño omnipotente del mercado global de derribar toda barrera territorial, pero únicamente para el comercio.

    Pero la solución de OpenLibra es la verdadera solución del futuro. Recopilar y compartir libros que en su génesis son libres. Esos son los libros del futuro.

    Algo que entusiasma mucho al entrar a OpenLibra es que, aunque la colección por ahora es pequeña, los títulos son muy buenos. Por ejemplo, al compartir en Facebook el enlace a “El hombre que calculaba” gente del Centro Ceibal (programa que entrega una computadora por niño en Uruguay) se interesó en poner este enlace en su Portal.

    De ninguna manera los autores se van a arruinar por esto. Creo que a Enrique Dans le ha ido muy bien con su libro “Todo va a cambiar” que también podemos bajar gratis desde OpenLibra.

    Quizás el desafío que tengan al crecer sea gestionar la llegada de muchos libros, de los que habrá que verificar si son libres o no.

    Pero ojalá que se conviertan en la Wikipedia de los libros!

    Un abrazo,

    Mariana y Jorge desde Ártica

    Comentar
  2. Desde EtnasSoft, os damos las gracias por apoyar el proyecto OpenLibra en el que tanta ilusión estamos invirtiendo. Aprovechamos la ocasión para felicitaros también por las reflexiones que hacéis en este artículo sobre el modelo de bibliotecas 2.0 que estamos viendo a día de hoy en Internet.

    La idea tras OpenLibra es, como muy bien habéis extraído, aprovechar la cada vez mayor presencia de licencias libres en las publicaciones técnicas para reunirlas en un mismo lugar desde el que su acceso sea sencillo y sistemático: una plataforma donde el usuario pueda buscar cómodamente aquel título o categoría que precise sin tener que lidiar con la abrumadora oferta editorial clásica de pago por copia.

    Se trata en definitiva de un proyecto cultural semejante al que ofrece la Biblioteca del Futuro pero que busca ir más allá: nosotros no creemos en un futuro escrito necesariamente sobre las reglas editoriales de hoy, sino que se puede ser más abierto e imaginar otro en el que los bienes culturales se distribuyen de una forma completamente libre para el bien común de la sociedad.

    OpenLibra va en esa dirección, ofreciendo desde ya, un lugar donde impulsar y difundir ese trabajo muchas veces altruista de quienes piensan que el conocimiento pertenece a todos.

    Un saludo.

    Comentar
    • Hola, Carlos, muchas gracias por tu comentario y tu explicación más detallada del proyecto. La verdad es que nos parece muy interesante y nos encantará colaborar con materiales de nuestra área. ¡Un saludo!

      Comentar

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.