#RIPTwitter y un alerta para estrategias de comunicación cultural

Uno de los tantos memes que circuló con el hashtag #RIPTwitter

Uno de los tantos memes que circuló con el hashtag #RIPTwitter

En los últimos días circuló el rumor –luego desmentido y finalmente confirmado– de que Twitter cambiaría la timeline de los usuarios, dejando de ordenar los tweets cronológicamente, para dar prioridad a los tweets más populares o más relevantes para el usuario. El rumor desató masivas críticas que se expresaron en el hashtag #RIPTwitter. ¿Por qué tanto descontento ante un cambio que parecía ser una “mejora” en la experiencia del usuario? ¿Esto implicaría cambios en las estrategias de medios sociales de las cuentas que no son ultra populares? En este post, un análisis y algunas recomendaciones para lidiar con el comportamiento algorítmico de esta y otras plataformas.

 

Algoritmos y control de la comunicación

En sus quejas, los usuarios de Twitter expresan que no quieren otro Facebook. Saben perfectamente que un algoritmo que predice sus preferencias y retroalimenta lo que ya conocen desvirtúa la experiencia buscada en Twitter: la vivencia de una actualidad “en tiempo real”.

Sin embargo, Twitter hace bastante que viene sesgando esta experiencia con algoritmos: todos los días nos encontramos con cuatro o cinco tweets seleccionados matemáticamente para reflejar cosas supuestamente de nuestro interés; lo que te perdiste “mientras no estabas”. Además, si seguimos un hashtag nos encontramos primero con la columna “Destacados”, quedando la actividad en tiempo real relegada a una segunda pestaña: “En directo”.

algoritmos

En definitiva, lo relevante, lo destacado, lo que no nos podemos perder, Twitter ya lo define mediante algoritmos que toman en cuenta los datos generados por nuestra conducta en la plataforma. Este monitoreo de la actividad del usuario para la selección automática de contenidos es usado ampliamente por la mayoría de las plataformas en la actualidad. Las consecuencias, a nuestro entender, son graves para la libertad de expresión e información ya que el control de las plataformas sobre la circulación de contenidos está diseñado para favorecer las estrategias comerciales de las marcas por encima de las necesidades de comunicación de los usuarios.

 

Estrategias social media para proyectos culturales independientes

¿Pueden los proyectos culturales independientes desarrollar estrategias específicas en este marco? Es muy conocido el hecho de que la producción cultural que no es “mainstream” se ve favorecida por la difusión “de boca en boca”, lo que en Internet se ve potenciado por la comunicación en red. ¿Podremos recuperar una comunicación en red que sobreviva el sesgo de los algoritmos?

Estas pueden ser algunas claves para retomar un control más autónomo de la estrategia de comunicación online:

Tener una estrategia integral, centrada en el proyecto, con distintas manifestaciones según cada plataforma que utilicemos (considerando los aspectos específicos de cada una).

Mantener espacios de comunicación propios -tu propia web, un blog- como centro de tu estrategia y lugar de desarrollo de la identidad del proyecto.

Desarrollar contenidos de calidad con puntos de vista propios, que fidelicen porque son diferentes y aportan variedad.

Cultivar comunidades, de manera que las sugerencias de contenido vengan de personas y proyectos que nos interesen, y no únicamente de los algoritmos.

Acercarse a plataformas de red más abiertas y distribuidas, como GNU Social, que no dependen de la política de una sola empresa.

 

Una reflexión final

rip

Tranquilos… el miedo ante la idea de quedar solos y aislados en Twitter no se concretará drásticamente en esta semana… aunque tal vez sí en la que viene.

Sin embargo, es real que se están testeando cambios importantes en la timeline, en el marco de una tendencia cada vez mayor a encerrar a cada usuario en su propia burbuja de gustos, preferencias y afinidades previas, con pocas posibilidades de explorar las propuestas que están del otro lado.

Es fundamental recordar, entonces, que no estamos en la red para competir en popularidad, sino para formar y fortalecer comunidades. La nuestra no es la batalla por la hegemonía mediática, es la lucha por una comunicación que favorezca múltiples voces y amplíe el espectro de posibles encuentros.

2 Comentarios

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.