Por qué los blogrolls siguen siendo una buena idea

Hay ideas que no por viejas son menos útiles, y justamente por eso vuelven a aparecer de maneras renovadas a lo largo de los años. Hoy vamos a hablar de los blogrolls, esas listas o colecciones de links que fueron tan comunes en la década pasada y que en la actualidad siguen teniendo mucho potencial para la curaduría de contenidos, la creación de comunidad y la simple lectura por placer.

Un blogroll, en su versión más simple, es una mera lista estática de enlaces que se puede colocar en un blog (habitualmente en la barra lateral) y que dirige a otros blogs relacionados ya sea por tema, por estética, por amistad, o por cualquier otro criterio. Sin embargo, los blogrolls más interesantes consisten en una lista de enlaces dinámica, mostrando en orden cronológico inverso los posts más recientes de los blogs a los cuales estamos suscriptos. Así, los blogrolls conjugan la sindicación de contenidos (su redifusión en un sitio externo) con la agregación de los mismos a partir de un conjunto de fuentes. Nada muy distinto de lo que hoy ofrecen plataformas como Facebook y Twitter, con la diferencia de que los blogrolls se basan en estándares abiertos, mientras que estas empresas suelen ofrecer las funcionalidades únicamente dentro de sus redes cerradas.

¿Por qué siguen siendo útiles hoy en día los blogrolls?

En primer lugar, porque son una excelente manera de crear un menú de información de calidad. Los blogrolls dinámicos se valen de la tecnología abierta RSS, que nos permite suscribirnos de manera muy sencilla a las actualizaciones de muchísimas fuentes diversas. Casi todos los sitios web, e incluso algunas de las plataformas de redes sociales, proveen feeds RSS que podemos incluir en nuestro blogroll. Y la ventaja sobre redes como Facebook y Twitter es que con el RSS, cuando nos suscribimos a una fuente, no es el algoritmo quien decide qué mostrarnos sino que somos nosotros mismos.

Otra ventaja de los blogrolls es que, a diferencia de los lectores RSS tradicionales (¿se acuerdan de Google Reader?), permiten socializar nuestras lecturas y fuentes de información con otras personas. Un buen blogroll dinámico funciona, para los lectores de nuestro blog, como una revista cuya curaduría está a cargo de nosotros. Esa curaduría, si está bien hecha, puede ser la puerta de entrada para que otras personas conozcan más sobre un tema y se sumen a la discusión.

Los blogrolls además ayudan, a través de sus enlaces, a aumentar el tráfico y el posicionamiento de los sitios incluidos, lo cual redunda en el fortalecimiento de la comunidad. Idealmente, también promueven la participación a través de comentarios y diálogos entre blogs. Si bien la práctica de comentar en los blogs se tendió a desplazar en los últimos años a las redes sociales, sigue siendo muy común que los posts de otras personas nos inspiren para escribir sobre un tema. En definitiva, que una tecnología haya dejado de estar de moda no quiere decir que no siga siendo una buena idea.

¿Cómo poner un blogroll dinámico en nuestra web?

Los blogrolls dinámicos fueron un clásico de Blogger y colocar uno no tiene muchos misterios para quienes aún se animan a seguir usando esta plataforma tan descuidada por Google en los últimos años. Simplemente hay que añadir el gadget llamado Lista de Blogs en la barra lateral.

En Tumblr es necesario modificar el código de la plantilla para poder poner un blogroll, mientras que en Medium hasta donde sé no existe la posibilidad de añadir uno. WordPress, por su parte, trae integrado un blogroll estático que funciona únicamente como una lista de enlaces que se pueden ordenar de distintas maneras.

Pero la ventaja de WordPress es que es software libre y se le pueden agregar plugins. Para crear un blogroll dinámico en WordPress, es necesario instalar un plugin. En nuestro caso, el que nos resultó más completo fue WP RSS Aggregator. Con este plugin podemos importar y mostrar de distintas maneras en nuestro sitio web las fuentes RSS que elijamos. De esta manera, podemos poner un blogroll en la barra lateral, en un post o en una página. El uso del plugin es intuitivo: primero nos suscribimos a las fuentes RSS que nos interesan y luego las podemos mostrar en distintos lugares de nuestro sitio mediante un shortcode.

Si quieren pasar un buen rato leyendo sobre arte y cultura en la web, los invitamos a visitar el blogroll de Ártica.

2 Comentarios

  1. ¡Genial el post Jorge! Y de hecho por varias razones que me parecen fundamentales. Escribir corto y conciso se agradece para explicar ideas que de sencillas son potentes. Es esa sencillez la que hace que RSS (para mi) sea la mejor tecnología que existe en Internet, sin duda! Queda claro que a veces no es cuestión de crear y crear nuevas técnicas, sino recuperar tecnologías para proponer dinámicas de acceso y reconocimiento con otras personas o colectivos que tienen mucho que proponer. ¡Gracias!

    Comentar

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.