5 tendencias en formatos de contenidos digitales

Imagen de Hurca! BY-SA

Las plataformas de publicación de contenidos digitales van cambiando con el tiempo, en función del avance de las tecnologías y de las modalidades de consumo social de los contenidos. Texto, imagen y sonido son los componentes básicos, pero las formas en que se producen y consumen varían todo el tiempo. Por lo tanto, no hay fórmulas de éxito que sean permanentes e inamovibles, como reglas de oro. En cambio, emergen tendencias que nos invitan a experimentar y probar nuevas formas, aunque manteniendo lo esencial en el centro de la cuestión: la calidad del contenido. En el marco de nuestro laboratorio de contenidos culturales para el entorno digital, hemos elegido en este post cinco de estas tendencias, con ánimo de que se animen a experimentarlas.

1. Videos muy cortos

Cuando pensamos en este tipo de contenido, estamos pensando en pequeñas piezas que se visualizan en smartphones y tablets desde las redes sociales, por lo cual tienen que adaptarse a este entorno. En la timeline de Twitter, por ejemplo, los videos se visualizan automáticamente y sin sonido y tienen un limite de duración. Para adaptarse a este formato y a la vez aprovecharlo, los creadores de video suelen acompañar las imágenes con un relato en texto, o bien incluir subtítulos a las narraciones, previendo las situaciones en que los usuarios no pueden encender el audio. La brevedad requiere poner mucho esfuerzo en llamar la atención, por lo que es fundamental que en el video suceda algo en los primeros segundos, ya que la historia será más efectiva si es contada a través de los  hechos directamente, en lugar de solamente relatarlos. La captura de momentos sencillos pero intensos, como la lectura que hace una estudiantes de unos versos en el MoMA, son ideales para este tipo de historias en video ultra breves.

2. El texto largo

La tendencia hacia lo breve y visual no va en absoluto en detrimento de la producción de historias más largas, contadas con detalle en forma de textos que requieren una lectura concentrada. Mantener la atención del lector en un entorno digital lleno de distracciones, no es fácil, mientras que el proceso de crear textos largos, es todo un desafío. Pero la inmersión en un texto más profundo puede hacer la diferencia al final del día porque nos deja material para seguir pensando, nos permite descubrir más aristas de un tema complejo. El mayor tamaño de las pantallas de los móviles y los sitios web responsivos hacen que hoy sean tendencia los artículos largos pero enriquecidos con contenidos visuales e interactivos (ver el siguiente punto). También son una tendencia las series de artículos para distribuir por entregas una historia o análisis que podría ser muy largo, y mantener a la audiencia enganchada. En Medium, por ejemplo, existe una herramienta específica para crear series.

3. Contenido enriquecido

Otra tendencia es que los textos, sobre todo si son largos, incluyan un mix de imágenes de calidad, animaciones, gráficos para visualizar datos, videos, etc. Estos elementos pueden activarse, desactivarse o cambiar a medida que se hace scroll (a esto se le llama scrollytelling). Una interesante herramienta para este estilo de visualización es Fold, que permite generar card-based stories, o historias basadas en tarjetas, que van apareciendo a medida que se avanza en la lectura por medio del scroll.  También podemos enriquecer el contenido con líneas de tiempo, visualización de datos o quizes. Incluso podemos dar un paso más, promoviendo una lectura activa a través de anotaciones web que permiten no solo comentar al final, sino también entre líneas. Una herramienta para esto es Hypothesis, que puede ser incorporada en cualquier sitio web.

4. El texto breve

Los SMS con su brevedad inspiraron la creación de una red social basada en textos breves, como Twitter. Los mensajes de texto, a pesar de todas las opciones de comunicación por voz o vidoellamada, siguen siendo primordiales en la comunicación entre personas a través de distintas aplicaciones. Lo breve tiene su propio atractivo y sus códigos; genera dinámicas específicas de comunicación (de hecho para muchos usuarios es un error la expansión de los tweets a 280 caracteres). Se puede aprovechar esa brevedad para capturar la atención de los lectores a través de hilos en Twitter (de hecho, hicimos un hilo sobre este tema), escribiendo artículos más largos pero en forma listas (como este), o utilizando un estilo de redacción propio de un chat, para producir contenidos para canales de Telegram o listas de difusión en WhatsApp.

5. Contenido en vivo

Las principales aplicaciones de redes sociales han incorporado herramientas para la cobertura de eventos en vivo (Instagram, Snapchat, Twitter, Periscope, YouTube, Vimeo, Facebook, cada una con sus particularidades). Se trata de una forma cada vez más extendida de capturar eventos y acontecimientos de los que estamos participando en directo, compartiendo contenido mucho más vivencial o aspectos de un evento que de otro modo no se verían, como puede ser el detrás de escena de las exposiciones en un museo. Esta es una opción que hoy está al alcance de cualquier usuario sin conocimientos técnicos sofisticados para emitir por streaming. Si bien la frescura y la espontaneidad son valores importantes en este entorno “live”, es conveniente planificar muy bien la logística de la cobertura, anunciar con tiempo y realizar una buena comunicación durante el evento para llamar la atención de la audiencia.

Pensar el contenido dentro de una estrategia

Como dijimos al principio, listamos estas tendencias como propuestas para animarse a crear y experimentar. Ninguna de ellas representa el deber ser absoluto en la comunicación online. No todas las opciones le van a servir a todo el mundo, ni necesariamente se van a ajustar a las necesidades y la cultura de la audiencia a la que se quiere llegar. Lo ideal es incorporar algunas de estas posibilidades en una estrategia de contenidos, llevarlas a la práctica a partir de esta estrategia y después revisar sus efectos para hacer ajustes, teniendo en cuenta la permanente evolución de las plataformas y de los usos y costumbres que generan, con su creatividad, las comunidades de usuarios.

1 Comentarios

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.