Anatema. Estrategias para promover la participación cultural online

En las próximas semanas se va a realizar en Montevideo el ciclo sobre producción cultural alternativa Anatema. La iniciativa va a combinar recitales de proyectos musicales independientes con mesas de discusión sobre temas relacionados con la producción cultural. El objetivo de las mesas es discutir sobre los circuitos de producción cultural y las estrategias para hacerlos más justos e inclusivos. En los últimos años, la producción cultural cooperativa, en red, independiente y autogestionada fue ganando visibilidad en Uruguay, y Anatema es una instancia importante para contribuir a apuntalar las nuevas prácticas de los colectivos culturales que disputan terreno con las lógicas del circuito oficial.

En consonancia con los principios que impulsan Anatema, la organización del ciclo es abierta y colaborativa, incluyendo a distintos colectivos en la planificación y gestión de cada actividad. En este marco, desde la coordinación general de Anatema nuestro amigo Salvador García nos contactó para pedirnos ideas y recomendaciones sobre métodos de organización de actividades online. Salvador había participado en 2016 del Congreso Online de Gestión Cultural #GCultural2016 y le habían interesado mucho las dinámicas de participación que propusimos en aquella oportunidad. Basados en la experiencia del Congreso, así como en la de cursos y seminarios online abiertos que hemos organizado en los últimos años, en este post intentamos dar algunas respuestas.

Gestión de actividades online

Entre los objetivos de Anatema está el de ser un ciclo de actividades inclusivo, y para eso una de las estrategias es articular la participación presencial con la participación online. La dimensión online de Anatema se desarrollará en conjunto con las actividades presenciales, pero no se trata de un espacio paralelo, sino que la idea es que esté en sinergia con lo que ocurre en la sede física del evento y que acompañe todo el calendario del proyecto, que se extiende por varias semanas. Esa dimensión online, si es exitosa, va a expandir el evento, tanto geográficamente (porque se podrá participar desde distintos lugares) como temporalmente (porque se podrá participar en momentos diferentes).

Para desarrollar la dimensión online, nuestra recomendación es que Anatema gestione las actividades principalmente a través de tres herramientas:

  1. Transmisiones en vivo y registro audiovisual. Tres mesas de discusión tendrán lugar en Anatema. Es habitual que este tipo de eventos prevea un registro audiovisual, pero las herramientas de streaming de video en vivo actualmente disponibles permiten, además del registro, emitir en tiempo real muy fácilmente. Para estas emisiones en vivo hay que seleccionar una herramienta, que puede ser una transmisión en vivo por un canal de YouTube, o bien a través de Facebook Live o Periscope, o, si buscamos mayor autonomía, un servidor de streaming propio. En cualquiera de los casos, la emisión queda también grabada. Es indispensable que en el lugar se cuente con una buena conexión a internet o con un plan de datos móvil de calidad dedicado a la transmisión. El dispositivo para transmitir puede ser un teléfono móvil o una laptop, pero lo ideal es un equipo profesional de cámara y micrófonos que se enchufarán a una computadora conectada a internet, teniendo en cuenta que en ella se debe instalar y configurar un software de codificación. La comunicación antes, durante y después de transmitir online es fundamental. Hay que invitar a la gente a seguir el evento, animar a la audiencia online y, al término, difundir la grabación de cada una de las actividades.
  2. Debate online. Anatema pretende abrir debates sobre producción cultural desde la inclusión, la accesibilidad, el trabajo colaborativo y la comunicación. Las charlas presenciales, transmitidas a su vez en vivo, pueden ser el punto de partida para continuar discusiones online. Desde nuestra experiencia, la mejor forma de provocar esas discusiones es formular preguntas, problemas y consignas, indicando explícitamente cómo las personas pueden unirse al intercambio. Puede ser, entre otras formas, a través de un hashtag en redes sociales, comentarios en la propia web o por medio de un canal de chat, por ejemplo a través de Telegram. Algunas preguntas ya están formuladas en la descripción de las mesas, y estas preguntas pueden servir de guía para iniciar los debates. Es fundamental incentivar el debate lanzando algunas ideas iniciales y siempre dando feedback a la participación, de manera de hacerla visible.
  3. Repositorio de materiales. La web de Anatema ya cuenta con un espacio para recopilar materiales relacionados con los temas que se van a tratar en el ciclo. Estos materiales son propuestos por la organización, que también prevé solicitar a integrantes de las mesas de discusión y a otras personas documentos, enlaces, videos y otros recursos que aporten a un debate profundo e informado. La circulación de este material es fundamental, tanto antes como después de las mesas. Y todos los materiales deben contar con una licencia libre que permita compartirlos y reutilizarlos.

Movilizando la participación online

El desafío de Anatema está en incorporar la dimensión online a la gestión de todo el proyecto, convirtiéndola en un aspecto de participación efectiva, en lugar de un mero aspecto de difusión. Además, es interesante aspirar a que la dimensión online contribuya a ligar el resto de las partes de Anatema y a darles un sentido de continuidad. Es decir, si participaste presencialmente en la primera mesa pero no pudiste ir a la segunda, es posible ver el video más tarde y comentar en las redes sociales y en el ámbito de discusión. La idea es que las personas encuentren que su participación no es un mero comentario al evento, sino que puedan dialogar genuinamente en un espacio en el que emergen temas interesantes y puntos de vista inesperados.

Para una completa gestión de la dimensión online, recomendamos contar con un newsletter que guíe a los participantes a lo largo del ciclo, convocándolos a las actividades, compartiendo los materiales principales y haciendo llamados a la acción. Cuando evaluamos el Congreso Online de Gestión Cultural descubrimos que el newsletter y Telegram fueron medios para recibir información preferidos por encima de Facebook y Twitter. Esta preferencia puede variar para el público de Anatema, pero de todas formas nuestra recomendación pasa por generar un medio regular de envío de información clara, concisa y bien recopilada. Este medio se convertirá en el punto de referencia para las personas que participan.

Es habitual en las actividades con formatos participativos que se produzca una fuerte diferenciación entre quienes tienen más tiempo y disposición para participar, y quienes siguen las actividades más pasivamente. Es importante respetar ambas modalidades y alentar la participación, como decíamos antes, con consignas y preguntas especialmente dirigidas al público online, a cuyas respuestas y comentarios hay que prestar atención y tratar de comentar y responder. Siempre que sea posible, es interesante generar síntesis de los debates online y resaltar los aportes constructivos de la gente más entusiasta.

Cobertura colaborativa

El proyecto Anatema se basa en alianzas y movilización de comunidades. Un aspecto interesante es el llamado a la cobertura colaborativa del evento, en cooperación con Música Libre Uruguay. La convocatoria apunta a la participación voluntaria de periodistas, comunicadores, realizadores audiovisuales, fotógrafos y diseñadores, con el fin de enriquecer la cobertura de las mesas de discusión y los recitales. Los voluntarios contarán con instancias de taller y acceso acreditado a los eventos. Esta es otra manera de activar comunidad y de generar un espacio reflexivo desde el hacer, mostrando que la música es un ecosistema de producción en el que todas las personas nos podemos implicar de muchas maneras.

Desde Ártica vamos a estar pendientes de lo que pase en Anatema, conectando la propuesta con la comunidad online de arte y gestión cultural, y buscando que lo que suceda en el Auditorio del Sodre en Uruguay trascienda fronteras.

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.