Las fronteras del remix (remix)* #encirc13

Comparación de  Yes, Rasta (2000), de Patrick Cariou y  Canal Zone (2008) de Richard Prince.
Comparación de Yes, Rasta (2000), de Patrick Cariou y Canal Zone (2008) de Richard Prince. Fuente:  99designs.com

¿Nueva obra, infracción del derecho de autor, obra derivada, uso justo, influencia, apropiación, remix o plagio? La historia del arte y de la cultura popular está llena de casos en los que es difícil decidir la relación entre obras de autores distintos emparentadas por elementos comunes. Sobre estos temas trata la segunda clase del curso “Arte y Cultura en Circulación”.

Las obras de arte son relaciones

En 2008 Richard Prince, conocido artista apropiacionista, realizó una exhibición con 41 fotos intervenidas, tomadas de un libro del fotógrafo Patrick Cariou.

Las fotos fueron alteradas agregando unos pocos elementos que modificaban las imágenes, lo que fue presentado como un nuevo trabajo basado en el anterior. Ante la demanda de Cariou por infracción de copyright, Prince alegó “uso justo”; es decir, un uso considerado “razonable” o “apropiado” que no requiere de autorización para hacer una obra derivada. Un primer juez le dio la razón a Cariou y en una segunda instancia el fallo fue favorable a Prince, con el argumento de que el uso que este último hizo de las fotos cambiaba significativamente su sentido y era estéticamente diferente. Por lo tanto, no hay obra derivada sino una nueva obra en Prince. Todavía falta una última instancia de apelación para la decisión final.

Este caso es claramente similar al uso transformativo que hizo Duchamp de la Mona Lisa de Leonardo en su obra LHOOQ, en la que se agrega muy poco al original, sin desconocer su existencia como tal, pero con un cambio de significación brutal y buscado a propósito.

49 marcel_duchamp (Small)

Lo que Duchamp promovió fue una nueva concepción del arte en la que el artista pasa a trabajar mucho más con el significado que con los materiales. Elegir un objeto y ponerlo en otro contexto constituye ya un trabajo creativo, y no importa si la operación es técnicamente compleja o muy simple, ya que la tarea más profunda se realiza al nivel del tráfico de significados que se produce en toda una cadena de significación.

 

El concepto de obra derivada y sus limitaciones

Por supuesto, Duchamp no fue el único que trabajó así, ni la apropiación es la forma general de reutilización de obras previas. Cuando la tecnología para la reutilización era analógica, nos movíamos en el ámbito del ready made, el collage, el fotomontaje. Pero con las tecnologías digitales y la posibilidad de no alterar ni romper el original, el cut-copy/paste extiende enormemente las posibilidades y hablamos entonces de una amplia cultura del remix.

Sin embargo, en términos jurídicos no existen muchas formas de aprehender estas operaciones creativas. El concepto de obra derivada es muy pobre y rígido. Le cuesta considerar la especificidad del remix como procedimiento artístico. Reconoce con facilidad las reapariciones más mecánicamente emparentadas con el original, como traducciones, adaptaciones, resúmenes, revisiones, compendios, etc. Pero ante la aparición de una enorme diversidad de trabajos transformativos que reclaman mayor autonomía respecto al original sin negarlo, como en el collage, el sampleo, el mashup y muchísimos más, las legislaciones sobre obras derivadas ponen allí un gran “y todo lo demás”, abarcando sin distinción cualquier transformación de la obra.

En el código legal de las licencias Creative Commons encontramos el mismo tratamiento general, con muchos e indiferenciados etcéteras: “La transformación de una obra comprende su traducción, adaptación y cualquier otra modificación en su forma de la que se derive una obra diferente. La creación resultante de la transformación de una obra tendrá la consideración de obra derivada”.

Bajo este concepto, Duchamp, Prince, yo misma (que hago collage) y una multitud de artistas de distintas disciplinas que no tenemos una forma fácticamente plausible de pedir autorización para las reutilizaciones, estamos en problemas. Y cómo no, están en problemas el usuario de cultura y el transformador amateur que gracias a las tecnologías digitales y la distribución en red incorporan el remix en su forma de participar de la cultura cotidianamente.

Pero más allá del concepto de “obra derivada” existen en las legislaciones diversas figuras jurídicas para contemplar reutilizaciones parciales de las obras que no requieren autorización, como la cita académica, la crítica o la parodia. En la legislación anglosajona este concepto es bastante amplio y se engloba en el criterio de “uso justo”.

Se considera que hay un uso justo o razonable tomando en cuenta el balance entre ciertos criterios: el propósito de la obra transformativa, la naturaleza del trabajo original, la cuantía de lo que se toma del mismo y el posible efecto sobre los intereses comerciales de los titulares del copyright. Lo que se pretende preservar con el uso justo es el beneficio público de poder ver la obra de una mejor manera o con nuevos sentidos. No debe haber un daño a la obra original y los posibles perjuicios para el autor deberían ser insignificantes frente al valor social que genera la nueva utilización de la obra. Como vimos, ese fue el argumento de Prince frente a Cariou. Argumento que ha sido utilizado en casos similares, con distinta suerte, dado que la aplicación del argumento de uso justo depende del criterio judicial en cada situación. Es importante recordar que el uso justo es una figura jurídica que se aplica en muy pocos países y que tiene su mayor tradición en los Estados Unidos. La mayoría de los paíes hispanos, que basamos nuestras leyes en el derecho continental europeo, no contemplan el uso justo.

Contra la originalidad

La historia del arte y la cultura, y más recientemente la historia de los medios, nos permiten mirar la reutilización creativa con más matices de los que permite el concepto de obra derivada.

Para empezar, podríamos decir que “todo es un remix”, como afirma Kirby Ferguson en su célebre y recomendable serie documental “Everything is a Remix”. Ferguson dice que todo es un remix, porque las técnicas de apropiación que hoy se pueden implementar ampliamente gracias a las tecnologías digitales, son las mismas que se han usado a lo largo de la historia de la cultura. Interpreta el concepto de remix en sentido amplio, incluyendo las adaptaciones y las versiones y expande el tema hacia las influencias que hacen posible la creatividad. Estamos subidos a hombros de gigantes, dice, ya que todo tiene antecedentes y todo se sustenta en lo preexistente.

Este hecho se comprueba en el arte, en la cultura popular y en la producción comercial de las industrias culturales. Un ejemplo reciente nos lo presta el musicólogo urugayo Coriún Aharonián en su peritaje (muy recomendable de leer) para el caso de una reciente demanda por plagio. La compositora española Rosana es acusada de plagio por el parecido de su canción “Soñaré” con el jingle de los años ’70 “Uruguay, te queremos ver campeón”, de Da Silva y Triunfo. En su peritaje, Aharonián llega a la conclusión de que hay un parecido incuestionable entre las dos canciones, pero que dicho parecido se basa en la cita a lugares comunes musicales (tan antiguos como Canon, de Pachelbel, y un villancico del siglo XIII) en que se basan las dos canciones, así como muchas otras canciones que suenan parecido. En el sitio www.whosampled.com pueden buscar entre miles de temas y autores, para descubrir que los parecidos, los sampleos y las versiones son una parte fundamental de la historia de la música.

El escritor norteamericano Jonathan Lethem dice en “Contra la originalidad” (Ed. Tumbona, 2010) que en toda literatura y en toda forma de arte hay elementos apropiados, subvertidos y transformados:

la apropiación, la imitación, la cita, la alusión y la colaboración sublimada forman una especie de sine qua non del acto creativo y atraviesan todas las formas y géneros en el ámbito de la producción cultural” (pág. 15).

De esto se desprende la necesidad, que expresa Lawrence Lessig, de defender el remix para defender la cultura, que se ve amenazada en su desarrollo por el excesivo control del copyright. Este termina generando un monopolio sobre prácticamente toda forma de expresión, pero es particularmente grave para la nueva cultura popular construida a partir de Internet y las tecnologías digitales, ya que el remix se considera una forma de escritura popular, un nuevo alfabetismo fundamental que se extiende del texto a las imágenes, sonidos, códigos y todo tipo de artefactos manipulables digitalmente.

Reconociendo el concepto de remix y sus fronteras

¿El remix es siempre obra derivada o es una obra enteramente nueva hecha a partir de otras obras? ¿Se trata de un uso derivativo de una obra, o estamos ante un uso transformativo que agrega algo nuevo y diferente? Lessig, Ferguson y Lethem son claramente partidarios de considerar el remix como la combinación o transformación de material preexistente para crear algo completamente nuevo. Peo con otros propósitos e intenciones diferentes a los del original. En este sentido, se podría aplicar el concepto de uso justo y no el de obra derivada con previa autorización. Para algunos jueces, el uso justo no se define del todo por la cuantía en que una obra precedente es utilizada (que, como vimos, es uno de los cuatro elementos que se suelen considerar), sino que lo que toman en cuenta es el real cambio de sentido.

En 1990 el juez estadounidense Pierre N. Leval escribió un artículo para el Harvard Law Review en el que explicaba la importancia social de los usos transformativos de las obras culturales, que debían ser considerados “usos justos”:

The use must be productive and must employ the quoted matter in a different manner or for a different purpose from the original. …[If] the secondary use adds value to the original —if the quoted matter is used as raw material, transformed in the creation of new information, new aesthetics, new insights and understandings— this is the very type of activity that the fair use doctrine intends to protect for the enrichment of society”.

¿Pero cómo hace el remixero para dar a entender que hay un “real cambio de sentido”, aun en una manipulación mínima? En la definición del investigador del remix Eduardo Navas:

sin una historia, el remix no puede ser Remix”.

Tiene que haber un reconocimiento de que se está reutilizando algo. No importa si la fuente logra ser distinguida o debidamente citada, tiene que leerse el cambio de contexto. Si no hay ese reconocimiento, la obra podría ser considerada plagio. El remix, entonces, constituye una obra nueva, original, a partir de material pre-existente utilizado como materia prima. El remix es básicamente esto. Pero siempre se da a entender que hay una reutilización de algo anterior, y que ese algo anterior está siendo de alguna forma comentado. Según Navas:

el Remix, depende del reconocimiento (de la lectura) de un texto pre-existente (o código cultural)”.

La obra se basa en el material pre-existente para ganar autoridad. Esto significa que la obra nueva depende de la obra anterior para generar el efecto alegórico buscado, el cual también es reconocido, normalmente con mucho placer, por parte del público. En este marco, Navas se preocupa por distinguir entre plagio, cita cultural o intertextualidad (que es lo que hace, por ejemplo, Tarantino) y remix.

A su vez, distingue el remix en tres categorías: remix extensivo (que consiste en agregar más material a la obra; por ejemplo, alargando una canción para que sea más bailable, como hacían los DJ’s en los 70); remix selectivo, en el que hay adición o sustracción de partes sin que se cuestione el “aura” del original (Navas ejemplifica con el urinario de Duchamp, en donde el urinario como objeto no es cuestionado, sino que se lo usa para cuestionar el concepto de arte); finalmente, está el remix reflexivo, cuando se toman partes de diversas fuentes y, aunque se puede mantener reconocible el “aura” del original, la obra reclama su propia autonomía.

En el remix reflexivo se genera un nuevo contexto para apreciar, analizar y reflexionar sobre el material original. Sigue siendo dependiente del reconocimiento alegórico de otros elementos, aunque no resulte claro de dónde viene el material. El artista del remix no pretende engañar al público sobre la autoría de las obras pre-existentes que usa, ni poner en cuestión su integridad. Tanto la obra original como su “aura” se mantienen intactas, pero sólo para ser cuestionadas en combinación con todo lo demás.

Esa combinación de elementos disímiles tiene un efecto estético y una carga de significados específicos. Max Ernst, por ejemplo, define el collage como:

la explotación sistemática de la coincidencia casual, o artificialmente provocada, de dos o más realidades de diferente naturaleza sobre un plano en apariencia inapropiado… y el chispazo de la poesía, que salta al producirse el acercamiento de esas realidades”.

Ese “chispazo de poesía” que menciona Ernst, podría ser entendido como la autonomía de la nueva obra por encima de las piezas que la componen.

Max Ernst: Listonosz Cheval, 1932

Max Ernst: Listonosz Cheval, 1932. Collage.

En el remix hay una importancia suprema del reconocimiento, que permite resonancias de significados mediante la evocación de lo viejo dentro de lo nuevo. Cuando el artista del remix logra dar a entender esto, se puede decir que trasciende como creador original. Para esto se requiere de talentos y habilidades específicas. Dicen Knobel y Lankshear:

la persona que remixa debe conocer extensamente las producciones (musicales, imágenes, escritos, etc.) que ya existen; debe elegir la más interesante para sus fines; y puede situar el resultado final en un contexto comunicativo nuevo, con propósitos nuevos, audiencia diferente”.

El concepto de remix defendido por Navas (que no acuerda en que “todo es un remix”) nos ayuda a considerar la importancia del uso justo y reflexionar sobre su aplicación. Lo que distingue a las obras de remix es utilizar, de forma explícita, material ya disponible y jugar con él, cambiando su significado. No es necesario considerar al remix como cita o intertextualidad para ser defendido, ya que puede defenderse por derecho propio. Pero como no está todavía reconocido en las legislaciones de derecho de autor, muchas de las cuales ni siquiera cuentan con el concepto de uso justo, se hace necesario replantear las leyes de derecho de autor para levantar las restricciones y amenazas que sufre la actividad del remix.

 

Ampliando las fronteras del derecho

Más allá de la doctrina estadounidense del uso justo, es imprescindible que las distintas legislaciones del mundo y de nuestra región reflejen la importancia social del remix y de las actuales formas de creación a través de herramientas digitales, tanto en el arte de nuevos medios como en el consumo y producción cultural amateur.

El remix tiene claras ventajas para los creadores “remezclados” y para la industria en términos de difusión, reconocimiento y publicidad gratis. En muchos casos no solo se lo tolera o permite, a veces incluso se lo estimula, pues se lo considera necesario para la subsistencia de la obra (en tanto meme) y como alimento para nuevas creaciones.

Las ventajas para los consumidores y usuarios de cultura son incuestionables: se obtiene más placer de las obras ya creadas, tanto al realizar remixes como al consumirlos. Se prolonga la obra, se le encuentran nuevos sentidos, se establecen relaciones entre fans. Además, al hacer posible una reescritura de los medios desde la cultura popular, se produce una oportunidad de formación y desalienación respecto de los medios de comunicación y su discurso hegemónico.

Luchar por una cultura libre no es únicamente reclamar más libertad para compartir, sino también para crear. Es pedir que no existan limitaciones artificiales a formas de creatividad generalizadas y culturalmente necesarias. Si bien es fundamental el mayor respeto por los creadores de obras originales, también es básica la libertad para crear sin permisos. ¿Por qué no hacerlo si todo está ahí? “Tomo la imagen, ya que existe”, dice Godard en relación a un clip extraido de una película de Agnès Varda reutilizada en su “Film Socialisme”. En una entrevista sobre la película, Godard asegura:

ese plano no es una cita, no cito la película de Agnès Varda, me beneficio de su trabajo. Es un extracto que tomo, que incorporo en otro sitio para que tome otro sentido”.

Todo lo que creamos genera un superávit creativo que no podemos manejar ni controlar en exclusividad. ¿Por qué no permitir que otros lo usen? Si no permitimos la reutilización por miedo a las obras derivadas malas o mediocres, tampoco podemos garantizar la aparición de las buenas, porque limitamos las constantes recombinaciones que llevan a la construcción de la cultura.

La mejor manera de garantizar la existencia de buenas, malas y mediocres creaciones y re-creaciones, es fortalecer el procomún. Para esto, se necesita al mismo tiempo de tres cosas:

1- Mantener un robusto dominio público que no sea privatizado ni expropiado por intereses privados.

2- Contar con recursos procomunales puestos a disposición por los propios autores (aquellos que permiten explícitamente obras derivadas)

3- Crear leyes que contemplen de forma explícita y amplia el uso justo, no como una doctrina defensiva, sino como un derecho a la remezcla reconocido legalmente.

En un mundo donde la remezcla es un lenguaje común y una herramienta artística ampliamente utilizada, no necesitamos simplemente más “excepciones” al derecho de autor, sino un marco de libertad que se convierta en norma.

 

Tarea de la semana: Mi obra no-original favorita

Busca una obra que, según tu entender, está basada en otras obras y que a ti te guste especialmente. Puede ser collage, remix musical, canción con samples, versión, meme de lo que andan por Internet, obra que contenga citas u homejanes a algo anterior, mashup, apropación, assamblage, foto intervenida, reproducción de una obra hecha en un medio por otro medio, parodia, fanfiction, etc. etc.

El ejemplo puede ser de la cultura popular, del arte o de la industria, incluso un trabajo amateur. Puede haber un mayor o menor grado de reutilización. Puede haber mucho o poco material previo.

Toma entonces esa obra y averigua algo sobre ella, cualquier cosa que consideres importante o significativa sobre sus antecedentes. Finalmente, analiza qué te gusta de ese trabajo, qué te llama la atención. Trata de definir si, pese a ser una obra no-original, consideras que merece ser vista como una nueva obra creativa, y por qué.

Postea esto en tu espacio personal de publicación y comparte tu tarea en el siguiente formulario:

* Una primera versión de esta clase fue presentada como ponencia en la Cumbre Global de Creative Commons 2013 y por tanto, esta segunda versión es un “remix” de aquella.

26 Comentarios

  1. Hola buen día, aquí les dejo el link a la tarea n° 2. discúlpenme que lo haga por este medio pero no puedo ingresar al formulario para completarlo. http://www.bibliotecno.blogspot.com.ar/2013/09/las-fronteras-del-remix-remix.html

    Desde ya muchas gracias.

    En cuanto a las obras remix, ellas están por todos lados y forman parte de la cultura. Si nos opusiéramos a ellas, seria como oponerse a los guiones de las peliculas que son obras derivadas, en su mayoría de una obra original por ejemplo una novela, un comic. Mientras se respeten y reconozcan al autor original las obras derivadas son un excelente aporte a la cultura.

    Comentar
  2. Hola, como están??

    Buenisimo el documental y la clase.

    Considero que desde siempre se han utilizado referencias e imitaciones de obras precedentes en el arte. El hecho de que el dia de hoy tengamos un acceso ilimitado a la información nos permite conocer esas fuentes, lo cual hace esta utilización más evidente.

    Lo importante es ser responsables con el uso del material que corresponde a la creación de otros!!

    Slds

    Ana

    Comentar
  3. EN ESTOS ULTIMOS AÑOS HE TRABAJADO CON un proyecto que llame LIMA GÓTICA,
    que giraba en torno a la ciudad gótica, donde BATMAN, personaje que libra una batalla por librar del peligro a su ciudad.
    En ese sentido sampleo imágenes de la historieta y las traslado a mi ciudad Lima, creando una gran relación con el remix, rehuso y replanteo un concepto ya inventado por Bob Kane.
    No se como pegar las imágenes, pero dejo el poema inicial, de mi autoria:
    LIMA GÓTICA
    Yo soy Batman
    El que viaja por los cielos de Lima
    Intrigante mestizo de Valdivieso City
    El que salva vidas por las noches
    Noches de húmedas canciones de rock
    El que recorre letanías de palabras
    Y huye de disparos a quemarropa
    Yo soy Batman
    El que deambula por nubes
    Buscando cómo olvidar la paranoia de vivir
    Yo soy Batman
    El obstinado
    El de piel de metal
    El que araña la tierra
    El que pintarrajea paredes
    Yo soy Batman
    El que ama en silencio
    El que está y no está en casa
    El que pone color a los sueños y duerme de día
    El que viaja miles de veces por un cuadrado blanco
    Yo soy Batman
    El que tartamudea de nervios
    El de ojos chinitos sin risas ni preocupaciones
    Yo soy Batman
    El que se oculta en historietas
    En esquinas borrosas de esta Lima gastada
    El que ama las canciones del jirón Kilka
    Soy Batman
    El que cree en la justicia
    Aunque sólo sea una ficción más
    Como esta historia sin historia
    Como esta canción sin música
    El que invitan a pelear con las hormigas
    Soy Batman
    El que duerme en su baticueva de ladrillos
    Con letras regadas en el cielo
    Yo soy Batman
    El que nunca vendrá a defender la justicia

    Comentar
  4. Toda la evolución de nuestra civilización es producto de una re-utilización de ideas. Sin este precioso motor del pensamiento no estaríamos aquí.

    Adjunto un video que he realizado en técnica remix. Donde al final especifico claramente que utilizo una fracción del tema ¨Sin condiciones¨de San Telmo Lounge, que sin caer en revundancia es un remix.

    http://vimeo.com/71122611

    Comentar
  5. Pienso que el anacronismo a través de toda la historia del arte se ha venido dando tanto en el cine, la forografia , en particularmente la pintura
    un caso particular el fotógrafo jeff wall trabaja en fotografía interperatando las obras de grandes artistas a nivel mundial , ,,,, entonces que aporte esta dando a la cultura su trabajo.
    En el ecuador se realiza un salon de arte ” salon de julio ” a nivel nacional y tienen gran relevancia y una de las obras ganadoras fue la obra de Manet el almuerzo ,,, el artista la reinterpreta y logra ganar ,,, que aporte ,, yo me pregunto este tipo de arte está en todas partes en Colombia Botero se pasa interpretando obras del renacimiento.

    El anacronismo o remix como lo llaman está vigente y es un tema a tratar de enorme revelancia realmente estoy impactado ante lo que se puede ver en las diferentes obras de arte a nivel mundial
    Reply

    Comentar
  6. Pienso que el anacronismo a través de toda la historia del arte se ha venido dando tanto en el cine, la forografia , en particularmente la pintura
    un caso particular el fotógrafo jeff wall trabaja en fotografía interperatando las obras de grandes artistas a nivel mundial , ,,,, entonces que aporte esta dando a la cultura su trabajo.
    En el ecuador se realiza un salon de arte ” salon de julio ” a nivel nacional y tienen gran relevancia y una de las obras ganadoras fue la obra de Manet el almuerzo ,,, el artista la reinterpreta y logra ganar ,,, que aporte ,, yo me pregunto este tipo de arte está en todas partes en Colombia Botero se pasa interpretando obras del renacimiento.

    El anacronismo o remix como lo llaman está vigente y es un tema a tratar de enorme revelancia realmente estoy impactado ante lo que se puede ver en las diferentes obras de arte a nivel mundial

    Comentar
  7. Creo el verdadero y autentico remix, estriba en la creación de una nueva obra a partir de otros antecedentes remotos o cercanos. Ray Johnson creador de los moticos, precisamente enviaba una obra a un amigo con la consigna de añadir, y regresar al propio Jhonson o bien de pasarla a otro amigo para los mismos efectos y este ya lo re-enviaba a Johnson; muchas veces Johnson con esos collages, los hacia trozos y creaba un nuevo collage.
    Tanto en ciencia como en arte, lo actual se recarga en algún conocimiento pequeño o grande del pasado, lo trascendente es la creación, y qué parte de ella su autor quiere compartir, de qué manera; y hasta dónde la sociedad se le concederá ese privilegio; porque el beneficio debe ser para todos.

    Comentar
  8. Creo que la importancia del remix en el tema de las diversas creaciones es esa oportunidad y esencia humana de interpretar y re interpretar la realidad desde diversos puntos de vista. Un objeto cualquiera, puede tener tantos significados como seres humanos sobre el planeta.

    Con el boom de la tecnología estas posibilidades se incrementan. Existen tantas herramientas para la creación, su objetivo mismo es la posibilidad de hacer posibles nuevas formas de representar esa realidad que nos rodea. Podemos poner por ejemplo una fotografía en manos de una persona x cada país del mundo y que por medio de esta se cree algo, todas la entenderan desde varios puntos de vista, personal, colectivo, artístico, emotivo, social, comercial, entre tantas otras posibilidades. Cada una puede realizar una creación sobre esta fotografía.

    El remix, es entonces esa oportunidad de seguir construyendo como especie, es esa maravillosa posibilidad de interpretación de una obra y plantear el punto de vista de la persona o colectivo que decide comunicar otra posibilidad más de creación.

    El arte mismo es un remix de esa realidad que nos rodea y los seres humanos la recreamos.

    Comentar
  9. la transformación de una obra comprende su traducción,para critica o parodia,ver la obra de otra manera con mas creatividad ,pienso que no esta mal cuando es modificada la obra por otro artista para publicidad o parodia,un jingle puede ser el ritmo y la música de una canción pero con diferente letra una canción arreglada.
    el remix constituye a una obra original el remix se debe hacer con buenos propósitos sin querer perjudicar al autor original,no me parece mal cuando se utiliza para publicidad

    Comentar
    • Quedaría pendiente reflexionar sobre si una parodia podría ser interpetada por el autor original o por el titular del copyright como ofensiva o perjudicial, y tal vez por eso pudiera ser censurada. Hay un caso interesante, del artista Tom Forsythe que hizo obras paródicas fotografiando muñecas Barbies y tuvo que enfrentar un juicio de la empresa Mattel, fabricante de la muñeca. El juicio fue favorable al artista, en un caso de defensa de la libertad de expresión y considerando que finalmente no había un verdero perjuicio para la empresa.

      Comentar
  10. No me gusta, el usar una obra y deformarla, creo que es una falta de respeto. Una manera de destrozar el original.
    Para eso tiene uno imaginación y hacer algo coherente, nuevo, diferente……

    Comentar
    • Ana, te invito a ver, escuchar y apreciar la enorme variedad de obras de remix y que las analices con mente abierta. Haremos un resumen de lo que aporten durante el curso los participantes; verás cuántas obras que damos por “originales” son derivadas de otras, sin generar ningún daño a la original.

      Comentar
    • Pienso que, “primero, cada lector”, cada intérprete “hace remix”, remezcla los contenidos, los conceptos, los mensajes “en sí mismo”. Bienvenidos a la “paradoja del intérprete”, se le pide al intérprete que sea condescendiente, es decir respetuoso de un texto ajeno, pero justamente se trata de “algo ajeno”. Entonces el intérprete se inmiscuye, se intromete en una obra ajena, y es injusto o imposible pretender que esa persona no realice o haga una re-mezcla de los contenidos ya que justamente “es otro” (desde su cuerpo, su mente, sus emociones, sus proporciones físicas, su desarrollo técnico, su condicionamiento social, histórico, etc), no es “el autor”. Yo le llamo vivir la “paradoja del intérprete”. ADemás, se le suele exigir al intérprete que sea creativo, que le de vida a la obra, y esto ya es remixar, re-mezclar las notas, las frases.
      Por otra parte, si solo se respetan las indicaciones del autor, eso no necesariamente significa enaltecer la obra. A veces las indicaciones de los compositores son escasas o insuficientes, o como bien dijo un gran maestro, tal vez eligió esos indicadores como “una versión entre tantas posibles”. Los caminos o los resultados finales no son tantos. Uno puede reforzar el mensaje original, empobrecerlo, o ambas cosas incluso al mismo tiempo, o depende para quién, pero nunca será el mismo mensaje que el original que el compositor ha realizado. Hablo para el caso de la música, pero se aplica a muchas situaciones. Saludos. Interesante artículo

      Fabricio Valvasori.

      Comentar

Deja un comentario.

Avísame por correo electrónico si aparecen nuevos comentarios. También puedes suscribirte sin comentar.